LA PICONERA

LA PICONERA

domingo, 6 de febrero de 2011

CRISTINA Y FIBO...FINAL


      Cristina, mi padre ya no nos molestará y menos después de saber mis tendencias sexuales. Todos estos años tratando de esconder mi condición para que no me afectara en el trabajo y en mis relaciones sociales, logro que he conseguido gracias a tu sacrificio al permanecer como esposa mía, creo que ya va siendo hora, de que tú y yo retomemos una vida normal. Joaquín y yo, hemos decidido vivir juntos, después de estos años de escondernos creo que tenemos el derecho a compartir la vida y ser felices sin miedo a nada ni a nadie.

      Cristina, sentada y arrellanada en el asiento, oye y asiente a lo que Alberto le dice, se alegra por él, pero tiene miedo de lo que será su vida, lo quiere como a un hermano, se han cuidado mutuamente, y ahora, ¿que será de ella y de sus hijos?

       Tú eres joven y bella, mereces ser feliz, tener a ese hombre que te ame y que tú le ames. Fue un error por tu parte no decirle a Fibo cuando vino a buscarte que teníais un hijo en común y que nuestra relación consistía en la que era, se que lo hiciste por míy por los gemelos, pero ya va siendo hora de que lo busques. ¡Sincérate con él! Dile que tienes un hijo suyo, si ha rehecho su vida que es lo normal, al menos que tu hijo sepa donde tiene un padre y que decida si quiere tener contacto con él, por lo económico que no se preocupe, ya sabes que no te faltara nada, aquí estoy yo.

     En nuestra separación, la casa te la quedarás tú, la manutención correrá a mi cargo como hasta ahora, tendrás una persona que te ayudará en la casa y será mi cargo y sobre todo, seguirás siendo como la hermana que nunca tuve. Los gemelos continuarán siendo oficial y sentimentalmentemis mis hijos, y Fibito lo que decida su padre y tú, así que ánimos, yo haré las gestiones necesarias para averiguar el domicilio de Fibo para que le envíes una carta y le cuentes.

     Cristina después de ser abrazada, seca las lágrimas que le corren por sus mejillas, se encamina a su dormitorio y comienza la carta. 
Fibo:

      No se como empezar esta carta, después de como me marché de aquel hotel sin despedirme y de como te recibí cuando me encontraste, no sé si tengo derecho a ponerme ahora en contacto contigo, es muy duro para mí por el daño que te hice y ni como reaccionarás al recibirla, tampoco si esto afectará a tu vida, ya que no sé tu situación actual.

    Pero eso si, tengo que dejar bien claro si esta carta llega a otras manos que no sean las tuyas, que mi única intención es pedirte perdón y explicarte lo que era mi vida antes y después de conocernos.

   Sin ánimo de nada, entiendo que tu vida la tendrás rehecha y lo último que quisiera sería causarte algún perjuicio, solo te pido que me des una oportunidad para aclararte lo que sucedió.

   En el caso que no quieras saber nada, tal como llegue me iré y no sabrás nunca más de mí, ahora mismo están tratando de localizar tu dirección. En el caso que sea el mismo pueblo donde nos conocimos, te digo, que el 13 de este mes, es decir, dentro de 13 días, estaré en el espigon donde nos conocimos y a la misma hora, en caso de que no residas ya en esa ciudad, tan solo esperaré tu respuesta y me dirás donde quieres que nos reencontremos, si es que quieres.

    Te ruego Fibo, que acudas a la cita, no me perdonaría nunca no poderte contar todo, pero es tu decisión, sin otro particular, me despido de ti, esperando noticias tuyas.

Un beso, Cristina.

    Cristina mira a su hijo Fibo sonriéndole y le dice en voz queda, ¡serás tan guapo como tu padre! dejando la mirada fija, recuerda los días tan maravillosos que paso con él y la convirtió en mujer. Deseo que no se haya olvidado de mí, es el único hombre que he amado en mi vida, todavía siento sus manos en mi cuerpo, su olor, su risa, su forma de besar, sus caricias, me estremezco tan solo de imaginarme otra vez en sus brazos. No puedo ser tan ilusa, tendrá hijos con otra mujer, a la que amará y yo simplemente seré un recuerdo. Pero tengo que llevarle a su hijo, que sepa que existe y sobre todo que me perdone por habérselo ocultado, no será fácil que lo haga, pero no puedo dejar de intentarlo. Cierra la puerta y deja al niño dormir placidamente.

                                                                     .................................

     La puerta del armario se encuentra abierta, el lugar donde Marta guardaba su ropa esta vacío, hace tres días que se marchó de la casa y de su vida.

     Habían mantenido una conversación, donde ella le explicaba que tenía una oferta de trabajo superior a la que tenía y con grandes expectativas en otra ciudad y que la incorporación era inmediata. Deseaba que él la acompañara y formalizaran la relación que mantenían.

    Al tener dudas a lo propuesto por ella, me preguntó si de verdad la amaba, no supe que contestar, se dio por aludida, recogió sus cosas y se marchó sin que yo hiciera nada para retenerla.

     Hoy inesperadamente acabo de recibir una carta de Cristina, algo me dice que el destino ha jugado en mi favor, pero siento temor al mismo tiempo. La sostengo en la mano, aún no la he abierto, estoy nervioso, la aprieto contra mi pecho, la huelo, leo repetidamente el destinatario y el remitente, no me lo creo todavía, ¿estaré soñando?

     La abro, la leo detenidamente, párrafo a párrafo, letra a letra, una y otra vez, lloro, río, salto, me quiere ver, quiere que nos veamos , jajajajajajajaajajajajajajjajajaja.

     Faltan tres días eternos para el encuentro, no la dejaré marchar, diga lo que me diga sobre lo que pasó ¡no me importara nada de lo que haya pasado, tan solo la quiero conmigo! Cristina ten la completa seguridad que nada ni nadie me impedirá que esté en el espigón a la hora acordada, allí estaré, mientras suena esta música en la radio él se deja ir con el pensamiento hacia cristina.

                                           http://www.youtube.com/watch?v=WIe5l5zzQAk

   "Te amare toda la vida, todos los años, los meses, los días, todas las horas y todos los instantes mientras pueda latir mi corazón.

    Tendrás las flores de mi amor en primavera, en el verano aumentará el calor con mi pasión, en el otoño, cuando las hojas caigan, tendrá tu vida una nueva ilusión y en el invierno tendrás el fuego de mi corazón"

     Lleva dos horas esperando en el lugar de la cita, no ha querido llegar tarde, está impaciente, nervioso, se ha puesto su mejor traje, no para de mirar a un lado y a otro, la espera se esta haciendo interminable.

    Ha llegado la hora de la cita, pasan cinco minutos, no se la ve venir, ¿se habrá arrepentido a última hora? ¿Le habrá ocurrido algo? diez minutos, veinte, treinta, no llega.

    Se ha parado un vehiculo, se abre la puerta, desciende una mujer ¡es ella, grita! corre, va a su encuentro, ella lo ve, sonríe, se paran el uno frente al otro. Ella va a hablar, él con un ademan le dice que calle, se acerca, la abraza, la besa, llora de alegría, no para de abrazarla, la estrecha, se separa, ríe, la vuelve a abrazar, besos, caricias, lagrimas.
                                                               .........................

Cristina lo ve venir corriendo gritando su nombre, ríe, Fibo llega junto a ella, le va decir hola, no la deja, la abraza, ella corresponde al abrazo, se deja besar, lo besa, llora de alegría, siguen abrazados.

¡No dejaré que te vayas nunca más! no podría soportarlo. Son sus primeras palabras.

    Ella asiente a lo que Fibo le dice, no, no me iré nunca más, lo vuelve a besar, esta vez con un beso apasionado que tanto tiempo había guardado.

- Fibo, debemos hablar antes de tomar una decisión de todo lo pasado.
-Cristina, no me importa nada lo ocurrido, sólo me importa este instante y los que nos quedan por vivir, ya tendrás tiempo en los años que vienen de contarme todo.

     Cristina lo toma de la mano y lo asoma al interior del vehiculo donde ella ha llegado y le dice: Fibo, este es tu hijo.

    Fibo se queda anonadado y asombrado, no sabe que decir, alza al niño entre sus brazos, lo abraza, lo besa, llora desconsoladamente, se pone de rodillas junto a él.

    Cristina se arrodilla también, se abrazan los tres, lloran de alegría, vuelve a besarlos, se levantan y Fibo le dice: vamos a casa, a nuestra casa y los tres juntos se alejan.

     Fibito acaba de terminar de leer el diario de su padre, las lagrimas brotan de sus ojos, su mujer y sus hijos le abrazan, su madre hace seis meses que falleció y ahora su padre. No podían vivir el uno sin el otro, una enfermedad se llevo a su madre y la pena a su padre, introduce el diario de su padre y de su madre en el féretro, que descanses en paz papá, ahora te llevaré junto a mamá.

     La comitiva encabezada por Fibito, su mujer y sus dos hijos, los gemelos con sus esposas e hijos y Alberto ya muy mayor empujando una silla de ruedas donde va Joaquín, se encaminan al camposanto.

     Y todos juntos cantan susurrando, la canción que Cristina y Fibo habían abanderado como su preferida en cualquier celebración e incluso en el día de su boda.

                             http://www.youtube.com/watch?v=tPd-wAXtgas

El cielo ve pasar las nubes que avanzan hacia el mar.

son como mil pañuelos blancos que saludan a nuestro amor.

¡Dios, como te amo!

No, no es posible tener entre los brazos tanta felicidad, poder besar tus labios

y enfrentarnos al viento tú y yo enamorados como nadie en el mundo.

¡Dios, como te amo!

Mira mis lagrimas, mi vida era un desierto hasta que pude hallar un bien tan entrañable,

un bien tan verdadero, potente como el río que avanza y busca el mar, ¿quien detendrá ese río?

¿quien puede herir el cielo?¿quien cambiara el amor yo que siento por ti?

¡Dios, como te amo!

21 comentarios:

  1. me encantó fibo, muy bien hilado y me mantuviste ahí pegada todo el tiempo a tu historia...espero que haya más !!!

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha atrapado el ritmo que has imprimido al relato:lo has narrado muy bien. Buen texto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Plas, plas, plas....me ha encantado Fibo...qué historia!!!!....digna de un guión de telenovela....y supongo que alguna historia parecida habrá en este mundo loco en que vivimos....besoooss y felicitaciones....y espero más historias como éstas.

    ResponderEliminar
  4. Ahhhhh,qué bonito por Dios!!!!
    Me encanta cómo vas girnado las cosas hasta dar con el final más feliz que una pueda imaginarse.
    Muy,pero que muy bien.
    Hasta he suspirado al acabar,de la tensión que tenía,jajajajaj
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la recomendacion
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Un relato emocionante, lleno de encuentros y desencuentros, hasta el final feliz. El remate con la lectura del diario por parte de Fibito termina por añadir melancolia y una gran dicha por las todas vidas que se han trazado hasta la felicidad, lástima de Marta, es lo que hay.
    La letra de la canción de Domenico Modugno cantada por Dyango aún ofrece un matiz más cálido e intenso. Felicitaciones romántico FIBO, ahora a por otra. Besito.

    ResponderEliminar
  7. Fibo, não entendo nada de Espanhol, mas de musica eu entendo pq ela precisa me emocionar.E baseado no que ouvi da musica me vi emocionada. Ai pude entender mesmo não lendo que este conto é triste e belíssimo!

    Beijos,

    flor de cristal{LB} .

    ResponderEliminar
  8. Estaba deseando saber que pasaba, pero ahora me apena el fin de la historia.

    Me ha encantado.

    Felicidades, escribes de maravilla.

    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  9. Que historia, el amor verdadero siempre vence..
    Muy bonita, sentida, han pasado difiscultades, pero la persona que está destinada, para ti, por mucho que pase los años, y por muchas piedras que se ponga en nuestro camino, al final, se vence todo.....
    Felicidades, por esto
    besos de brujilla

    ResponderEliminar
  10. Ha sido precioso, ahora que ya se el final me hubiera gustado que se hubiese alargado más capitulos. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Maravilloso relato,me has emocionado,Fibo.
    Una verdadera historia de amor.
    Un millón de besos.

    ResponderEliminar
  12. Es emocionante.
    Realmente como tenía que terminar.parece que se ha ido algo de mi con ellos.
    Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Fibo soy Maria, Lupe te contara bien quien soy, yo no se de blogs pero lo que escribes es muy bonito.. un besito, espero ser amigos

    ResponderEliminar
  14. gracias fibo, Maria es mi prima, gracias por ser como heres

    ResponderEliminar
  15. Una historia de amor preciosa...Buen guión,digno de un buen guionista...Nos has tenido en vilo y me has hecho vivirlo...Felicidades Fibo....Que tengas una linda semana...Besos

    ResponderEliminar
  16. Ay, le leche, jajaja!! Tú siempre con la vuelta de tuerca final, jajaja, si resulta que el pobre Fibo ya está muerto y enterrao y es su hijo Fibito, (jo, qué nombre), quien ha estado leyendo el diario de su padre. Ay, Fibo, tienes una imaginación portentosa, mi niño, ¿y sabes que las vueltas de tuerca también son lo mío? También escribo relatos y me gusta darles una vuelta de tuerca final, algo que aprendí leyendo un clásico, a Henry James.

    Te dejo un gran beso, Fibo querido y sigue deleitándonos con tu maravillosa imaginación. ¡Feliz semana!

    ResponderEliminar
  17. ay que romantico ame esta historia. Y me facino que el amor truinfe. Un beso y linda semana

    ResponderEliminar
  18. ¡Bueno, bueno! Estos cuentos de final feliz vienen muy bien para "evadirse" de la realidad, son como una medicina que afloja las tensiones de la vida.

    Un abrazo.
    Mercedes.

    ResponderEliminar
  19. Me encantoooo!!!
    La pasada semana no tuve mucho tiempo para pasearme por la blogsfera asíque me las pude leer todas juntas!!

    Muy buena historia!

    ResponderEliminar
  20. Que bonita historia de amor, me ha gustado mucho.



    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Una belleza de historia que me mantuvo todo el tiempo emocionada...el amor siempre deberia de triunfar Fibo pero a veces no es asi!!! Un enorme abrazo junto con mis felicitaciones por lo bello que nos compartes...feliz inicio de semana y te cuidas mmmmm

    ResponderEliminar