LA PICONERA

LA PICONERA

viernes, 31 de diciembre de 2010

LIGANDO CON CASADAS

   08.50 horas puerta colegio, esperar que entren, muchas madres, cuchicheos, carreras de niños, gritos, lugar ideal para ligar, ¡me encanta esta faceta de padre!

  Observo desde comienzo de curso: mujer morena, altiva, bajo gafas de sol siempre, me gusta, apenas entabla conversación con nadie.

   Siempre llego antes que ella, escojo siempre el mismo lugar, la diviso, la mirada no aparto desde que llega hasta que se va, ella se da cuenta y no aparta la suya.

    Pasa un trimestre, aún no nos hemos saludado, pero sigue el cortejo.    Comienza segundo trimestre, llego antes, cambio de lugar, llega ella, no me ve, se gira y gira buscándome, me ve, la saludo y con gesto le digo que estoy aquí, se sonríe, entran los niños al cole, al regresar a su vehiculo y al pasar por mi lado me mira, la sigo hasta su auto que está cerca del mío que en previsión lo he estacionado donde lo hace ella, me acerco, me presento, se queda cortada, la invito a un café, me mira sorprendida, dice que es casada, le digo que lo sé, yo también casado, lo sé me dice ella….jajaja me río por dentro, ha hecho averiguaciones sobre mi… ¿Entonces que me respondes? Esto es un pueblo muy pequeño y hablarían de nosotros, ¿no lo has pensado? Si pero tenemos más opciones, ¿Cuáles me dice? En otra localidad cercana o compro un thermo en los chinos, lo lleno de café y nos lo tomamos en cualquier descampado…se rie…cierra la puerta de su coche y se marcha sin contestar.



  Pasa el tiempo, no hay esperanzas, me ignora, insisto con ella, me huye, no desespero.

   Ante insistencia, esta no fluye, estrategia de cazador cambia, alguna mirada lánguida, ignorar, sentirte derrotado, sin decaer la admiración, que lo note.

   Aprecio cierta clase de cambio en ella, cambia hábitos, ahora me convierto en presa, vestida para mí, su ego se dispara, la voy conociendo.

   Toca ser cazador de nuevo, más sutil, darle celos, miradas y conversaciones con otras, sin dejar de mirarla. Ya eres mía me digo un día, ahora falta el remate.

   Encuentro entre multitud a propósito, cerca de ella y sin que nadie se de cuenta, le digo de quedar.   Los nervios se la comen, sus deseos de lo prohibido la llaman, no esperará mucho, lo sé.

    Día cualquiera, ráfagas de luces a mi coche, aminoro, altura mía, abre ventanilla, llámame esta tarde y me lanza su teléfono en un papel, se marcha rauda.  Deslío, leo, numero teléfono, llámame dice, entre las 17 y las 18 horas, gracias,pienso en ti.

   Llega hora, cojo teléfono, marco, espero tono, rápidamente descuelga,… ¿Sí?... soy yo... lo sé... ¿puedes hablar?... Sí.  Siento respiración entrecortada, nervios por parte de ella, la tranquilizo, no pasa nada le digo, nadie nos oye…. lo sé.   Quiero estar contigo... ¿Y eso?... Muy fácil, eres una mujer que me atraes, estoy enamorado de tu cuerpo, soy franco y quiero conocerte toda entera y hacerte mía.  Eres muy sinvergüenza ¿lo sabes?... lo sé, y eso te atrae ¿verdad?... si, no lo niego, es la primera vez que me pasa... Yo sé que tu también lo quieres ¿verdad?... ¿Como lo sabes?... lo sé, tu mirada lo dice y quieres poseerme igual que yo a ti.  ¿Cuantas veces lo has hecho?... ¿estar con una mujer como tú?... no, con mujeres casadas... tu serás la primera… ¿Y porqué yo?... tu me produces deseos nunca vistos en mí, eres una mujer que me encantaría descubrir, y quiero hacerlo.

¡Muy seguro estas tú!... Lo estoy, solo con ver como tus pechos cuando me miras suben y bajan, sé lo que deseas y ese deseo soy yo, ahora mismo estas pensando que estuviera a tu lado, me precio de conocer a las mujeres y tus deseos ahora mismo soy yo ¿No me niegues que este tiempo atrás, cuando te lo sugerí, no has pensando en mí y has hecho el amor con tu marido y tu mente en mí?... ¡Te estas equivocando conmigo!... no, no lo estoy, te gusta mi desfachatez y yo mismo como hombre, no lo niegues y quieres llevarme a la cama igual que yo a ti… ¡Tu estas casado!... Si, y tu también, pero ambos estamos hablando de irnos a la cama, démonos esa satisfacción... Este lugar es pequeño y nos pueden conocer, si se entera mi familia, sabes lo que podría ocurrir... no me importa si te poseo aunque sea una sola vez, lo que pase después será,   ¿Como lo hacemos para vernos y hablar?... primero dime ¿a que hora te puedo llamar?... a esta misma hora cada día... vale, ¿puedes salir de casa al anochecer?... Si, busco un lugar tranquilo, tú en tu coche y yo en el mío, conozco bien la zona, no nos verían y de hablar lo haremos, pero también te haré mía... eres un descarado y por eso me gustas.  ¿Algún problemas si lo hacemos sin protección?... no... bien, mejor, no me gustan esos artilúgios, quiero sentirte en todo tu esplendor, mañana te llamo y quedamos, un beso y piensa en nosotros.

  Descuelgo el teléfono y marco, varios tonos, diga... hola soy yo... ¿te parece bien esta tarde-noche?... Sí, ¿sobre que hora?... a las 19,00 horas ha anochecido ¿te parece bien?... Sí, ¿Dónde?... Carretera de tal lado, sobre el Km. 5, hay un camino a la derecha, te espero allí con mi coche, luego me sigues ¿de acuerdo?... Sí… entonces hasta luego, no me falles... no lo haré, un beso... Preludio de los que nos daremos.

   Llega hora, lugar establecido, dos coches juntos, saludos, cigarrillos, nervios por parte de ella, olores impregnan el aire, la beso, se deja besar, caricias aumentan ritmo, un relax, saco manta, lugar anteriormente preparado, ser previsor, extender, tumbarnos, besarnos, desnudarnos, maravilla de mujer, quedar extasiado ante tanta belleza, me la había imaginado desnuda, pero ésta se había quedado corta, la diosa de la luna se refleja en ella, líneas perfectas, textura inconmensurable, ¡hacerla mía¡ llegar donde nunca había llegado, sabe lo que hace y lo disfruta, también hace disfrutar, un maná, regalo inesperado, peligro, me da miedo, puede ser adicción.

  Lo fué, se hizo necesaria cada día más, persona experta como yo en ligues, caí, quedé prendado de ella. Noches y días de insomnios, anhelando encuentros, estar con ella, cada vez más y más.

Resto de trimestres, encuentros clandestinos, en diferentes horas, mañanas, tardes-noches.

Acabado el curso, otra provincia la esperaba, marido destinado, ella con él, nunca más la volví a ver.

   Sigo siendo un buen ligon, pero solo eso, no más de una cita, no volver a encapricharme, no quiero, no lo deseo, solo mujeres, unas tras otras, hasta que el cuerpo aguante y mis dotes se marchiten.

  Jamás he vuelto a tener en mis brazos una mujer como aquella, aún la añoro. Suena el teléfono, noticias recibidas me dice que quiere volver, que sufre, pero yo no quiero.

  Mañana otra cita, otra mujer casada, misma rutina, miradas, escarceos, y adiós.

   Pd: Soy tan solo un ligon, me gustan las mujeres.mi mujer se ha convertido en mi ex, de más libertad dispongo, con el conseguiente problema de que ya no voy de colegio, ahora me dedico a las grandes superficies.