LA PICONERA

LA PICONERA

miércoles, 29 de diciembre de 2010

CARTA AL VIENTO

    Locura de recuerdos en mi cabeza cada vez que pienso en ti, cuando menciono tu nombre en secreto, todo se vuelve contra mí invadiéndome un dolor que apenas me deja vivir.

   Mis lágrimas y mi congoja son tu ausencia, un mar de lamentos a pesar del tiempo y los kilómetros que nos separan.

   Muy sinceras creí tus palabras cuando quedadamente me hablabas al oído en susurros y repetías lo mucho que me amabas, ¡que iluso fui!

   Creí en tus ojos, en tu boca, en tus manos, te creí a ti, y ha bastado tan solo un motivo sin importancia por mi parte, para oír esa maldita palabra, ¡Ya no te quiero! ¡No te quiero como antes! repetidamente me lo decías para que me quedara claro.
   Se que has conocido otro hombre mientras estabas conmigo, tu misma me lo dijiste, pero una persona que ama, no se fija en otra y tu lo hiciste, tan solo has buscado una excusa para dejarme, tu mente ya estaba con él, incluso aún cuando me repetías que yo era tu abrigo y tu cuerpo era el mío en esas largas noches de invierno, cuando nos fundíamos olvidándonos de todo.

   Me he quedado con todo lo bello que nos unió y con el amargo final, aunque sé que ya de mi ni te acuerdas, tú ya tienes a alguien y ese ahora está contigo, yo fui un pasaje de tu vida que pronto borraste de tu cabeza y aunque a veces como hoy mismo, me vengas a mi mente y me encuentren llorando, sonrío, nadie sabrá que por ti aún suspiro.

 Si algún día por un casual lees esta triste carta, que sepas que nunca me olvidaré de ti y que siempre serás la mujer que más he querido.