LA PICONERA

LA PICONERA

lunes, 27 de diciembre de 2010

DIARIO DE UN ESPERMATOZOIDE


¡Ala! Que sacudida, ¿donde me han lanzado? me traslado y apenas hago esfuerzos, me gusta esta sensación de viajar de esta manera y gratis.

- ¡Joé cuantos como yo viajando hay por aquí! les voy a preguntar.

-¡Oye tú! ¿Como se llama este lugar?

-Esto se llama, trompa de Falopio.

-¿Falopio? ¿Y eso que es?

-Este es el lugar donde venimos a parar todos, cuando ellos disfrutan y aquí como no encuentren un espermatozóide que le guste, te quedas como nos hemos quedado todos los que ves.

-¡Y llevas mucho tiempo aquí?

-Si, ya no me acuerdo, esto está muy lleno y con mucha competencia, los óvulos se han hecho muy selectivos, es raro que te elijan y se hagan amigos tuyos sin analizarte por completo, dicen que tenemos muy poca calidad últimamente.

-¡Mira!, por ahí vienen un par de ellos, han visto que habéis llegado unos cuantos y ya están aquí para comprobar como sois, a ver si esta vez tenemos más suerte o pasan de largo como siempre.


-Yo me voy a poner en fila, moveré bien mi colita y a esperar si les gusto. No me agradaría quedarme aquí sin conocer que es lo que hay más adentro.

-¡Anda! por lo que noto, le gusto a este óvulo y quiere que me monte en él, ¡que suerte he tenido, voy a continuar gratis mi viaje y conoceré otros lugares!

¿Oye, donde me llevas?

-Tú a callar y vete introduciendo en mi interior, así no te marearás, haremos un negocio juntos y una travesía tranquila.

-¿Qué negocio?

-El negocio de la vida, si quien nos acoge se porta bien y nos cuida, en un tiempo saldremos de este lugar.

-Vaya, que interesante y ¿Dónde iremos?

-Ahora iremos a un lugar llamado útero, donde entraremos con el nombre de cigoto, estaremos una temporada, donde creceremos poco a poco haciendo una metamorfosis y una vez desarrollado saldrás al exterior.

-¡Vaya óvulo, tú si que sabes!

-No te olvides espermatozoide que yo provengo de la mujer.

-¡Que lugar más guay, aquí se tiene que estar de muerte!

-De ahora en adelante solo tendremos una sola voz, por lo tanto me despido de ti, seremos uno.

-¡Vaya, pues que bien! así tendría que ser siempre y habría menos problemas. Aquí no se está mal, tengo comida, voy creciendo, se auto- limpia esto solo, como se dice vulgarmente, ¡como en casa, en ningún sitio!

Me siento raro, cada día aumento de peso y crezco sintiéndome mejor, espero no engordar mucho,¡Que luego quien se pone los bañadores!

Aquí dentro de este liquido tan limpio me reflejo y soy feo/a de narices, espero que esto no quede así, sino, ¿quién ligará?

Hoy me han hecho unas fotos y saben que soy niño porque tengo pililla, mis padres se han puesto muy contentos y ya me han puesto hasta nombre, ahora me llamo “Fibo”

Ya llevo una buena temporada aquí, cada día mi apetito es mayor, incluso siento como que no quepo, se me está quedando pequeño mi hogar, no sé cuanto tiempo más podré aguantar aqui cabeza abajo, no paro de dar patadas e incluso tengo hipo a causa de tragarme este liquido.

Pero lo mejor de todo, es que escucho voces y ruidos e incluso de vez en cuando noto como me tocan y se ríen cuando doy patadas, yo me divierto y cuanto más patadas, más risas y llanto siento.

Aunque hay una persona que no me deja dormir con sus ronquidos, creo que es mi padre y mi madre le reprende o le da golpecitos y mi padre se cabrea.Hoy noto que la cosa ahí afuera está mal, ha llegado mi padre diciendo que se ha quedado sin trabajo y se ha echado a llorar, me ha puesto triste, dice que entre la hipoteca y los gastos extraordinarios no sabe como vamos a salir adelante. ¡Precisamente no es que venga con un pan debajo del brazo! Y para colmo, por culpa de un tal Zapatero, no cobraremos la ayuda familiar, mi madre ha llorado, se pregunta que ahora que harán, que estoy a punto nacer y entre el gasto la ropa, la cuna y no sé cuantas cosas más que necesito, mi padre la consuela y la abraza, esto lo noto porque me aprieta igual que cuando están haciendo cosas que no sé como lo hacen, pero mi madre no hace más que gemir y mi padre dándole empujones, hasta que no acaban, me marean, pero eso sí, luego se quedan tranquilos los dos y mi madre se relaja mucho.

Parece que ahí afuera la cosa está chunga, entre el paro, los políticos, los conflictos, los impuestos, los bancos que no le dan prestamos a nadie, mi padre que no se lleva bien con mi abuela y demás, ¡me voy a divertir!

¡Oño! Que me quedo sin liquido aquí adentro, voy a tener que salir y que sea lo que sea, mi padre está nervioso y no para de correr, mi madre gritando, esto es una locura, por ahí hay un agujero, -¡yo me salgo de aquí!

¡Jolines, cuanta gente! encima me reciben a ostias y me ha dolido, me han hecho llorar, ¡pues vaya mundo exterior! menos mal que me están limpiando y mi mamá que es muy guapa me recibe llorando, me abraza, pero huele mal, está toda sudorosa, se podría haber lavado para recibirme y mi padre me mira con cara de bobo, pero parece que es buena gente.

Bueno, ya estoy afuera, ahora a ver que pasa, ahora voy a comer de esa teta que me ofrece mi mamá, me dormiré y "Mañana será otro día".