LA PICONERA

LA PICONERA

jueves, 24 de febrero de 2011

MIS POEMAS II

Amanece, estas ahí, como cada mañana, no protestas.
Observo extasiado tu bella figura, callada, me miras…
…no tengo recato de mi desnudez, eres mía.
Irrigarte quiero, tú lo espera, lo sé, ahora.

No llego a tiempo te digo en silencio…
…no protestas, me dejas ir, me despido afligido.
Alzo la vista, estas ahí en el balconcillo…
…la pena me carcome, una lágrima vierto.

Te quiero, eres mi compañera, anhelo tu aroma…
…tu textura me absorbe los sentidos, amada mía.
Cuento las horas, nuestro encuentro desean.
Tu flor ¡mi tesoro! mis dedos te ansían

Me acerco, me miras, tu flor aflora…
…acerco mis labios, separo tus pétalos, tus hojas…
…estilo, estambre y pistilo, espermatofitas dispuestas…
…polinización espera, ovarios, óvulos mi angiosperma.

Gracias compañera, mi geranio, tú ¡mi maceta!


OTRO


Afligido y compungido, así estoy hoy por ti…
…recuerdo el día que por primera vez te vi.
¡Hermoso! con un color especial, así te conocí…
…te escogí y me dije, ¡tú serás para mí!

En este espacio de tiempo, me has servido…
…has sido admirado, fascinado, venerado, tocado y besado.
Me has traído la buena suerte, cómplice mío…
…compañero infatigable de mis lances, y mi amuleto.

Llegaste a ser imprescindible, sin ti no había aventura…
…cuando tu estabas ausente y otro compañero me buscaba…
….ese día era anodino, no tenia esa concreta descarga.
Mis movimientos nerviosos denotaban que tu no estabas…
…me encontraba desnudo y todo me danzaba.

No era conquistador, era como si algo me faltara.
Te reservaba los mejores momentos, eras mi patrocinador…
…cuando asomabas, en todo lucía tu esplendor.

Hoy después de nueve años, jubilarte quiero yo…
…ya es imposible llevarte, el color ha degenerado…
…la elasticidad también, te vas cayendo por minuto y…
…en alguna ocasión en apuros he acabado.

Hoy como homenaje de decenas de amoríos juntos…
…por haber resguardado mis partes tanto tiempo…
…por haber sido amigo fiel y testigo mudo…
…te haré un lavado y el mejor almidonado.

Presidirás mi habitación en un lugar privilegiado…
…donde sirvas de enseñanza para el no iniciado.
Seguirás siendo testigo callado de todo mi dinamismo y…
…acabada la faena, te sientas glorioso y henchido.

Gracias calzoncillos mío, de color rojo y cuadros blancos
Siempre te estaré agradecido.