LA PICONERA

LA PICONERA

viernes, 18 de febrero de 2011

FIBO...LIGANDO

    Sábado noche, local de copas, ritual de fin de semana, bebida en la mano, expectante, siempre ojo avizor.

   Pareja de mujeres entran, vienen si acompañantes, miran a un lado y otro, se acercan y se acomodan en la barra, se despojan de sus abrigos, una de ella es la que lleva la voz cantante, con muchas ganas de pasarlo bien, la otra más callada, como si le costara estar allí y estuviera tan solo por compromiso. No las había visto nunca en el local.

   Morena, sobre cuarenta años, media melena, mediana estatura, proporcionada, no es una belleza, pero tiene algo que atrae, quizás su lánguida mirada y su tristeza marcada en su rostro.

   La otra es más bella, de la misma edad, pero no es mi tipo. ¡me olvido de ella!

  La observo y estudio desde el otro lado de la barra, no levanta la cabeza ni la dirige para ningún lado y ni tan siquiera estoy seguro que oiga a su amiga, ¡está como en otro mundo! 
   Me saludan varias conocidas, les dedico unas sonrisas, algún cachete en el trasero y algún que otro beso, las conmino a que ya nos veremos a lo largo de la noche, me olvido de ellas. Si la cosa no transcurre bien a lo largo de esta, tendré tiempo de quedar con alguna de ellas.

    Me gusta ligar, y disfruto de ello, esa chica parece un reto, su estado no es el más adecuado para acercarme a ella, no tengo prisa, la noche es larga, sino se aburre y se va, iré a por ella.

   Me pido otra copa, mi mirada fija en ella, su amiga se ha dado cuenta de que las miro, ya se lo ha dicho, primer objetivo cumplido, ya sabe que existo.

    Por un momento levanta la cabeza, me mira, levanto la copa y la saludo, no me hace ni puto caso, pero no desisto, su amiga no para de moverse y mirarme, quiere bailar, me anima con su mirada, la sonrío, pero tú no me interesas me digo, anima a su amiga a bailar, esta se niega, la regaña, imagino su conversación. Seguramente le esta diciendo que se divierta, que a eso han venido y mi objetivo le dirá que solo ha venido a acompañarla porque se lo ha pedido, pero que no tiene ganas.

   Tengo suerte, ha llegado un conocido y contrincante mío a la hora de ligar, le animo a que se acerque, es un buen bailarín y le gusta la noche, además también sabe ligar. A veces nos hemos hecho favores mutuos.

   Le invito a una copa, le explico lo que quiero, le señalo a las chicas, le pido que me eche una mano, dice que esta esperando a una amiga, que no puede. Venga le insisto, quítame a la amiga de en medio, sácala a bailar y te doy el teléfono de la que tu quieras de mi agenda ¡trato hecho! me dice.

   Se dirige a ellas, coge a la amiga por la cintura, le dice algo al oído y esta se ríe, la saca a bailar, su amiga se queda sola, es mi oportunidad, no desaprovecho la ocasión y me acerco a ella. Me sitúo a su lado, la saludo, ¿me permites que me siente a tu lado? ella se encoge de hombros, le da igual me contesta, ¿quieres tomar algo? No, me dice, me fijo que lleva puesta una ortodoncia, ¿sabes? yo también la tuve durante un par de años, (le señalo) y lo pasé muy mal, pero vale la pena. Fíjate como me quedaron, ella me mira, le saco la primera sonrisa al verme con una sonrisa abierta, (¡gracias a que tengo una buena dentadura le he podido entrar!). Nunca he necesitado alinearme los dientes, ¡pero ella no lo sabe!

   Me llamo Fibo, aunque no me lo preguntes, te lo digo yo, ya sé que no te importa ahora, pero seguro que dentro de unos momentos te agradará saberlo, se extraña y pregunta.

- ¿Y eso?

-Muy fácil, porque al final de la noche cuando nos besemos me lo preguntarás.

- ¿Tan seguro estás de que te voy a besar y no te voy a mandar antes a la porra?

.- Mira, de momento estoy consiguiendo que hables que ya es mucho, porque te he estado observando desde aquel lado y apenas has abierto la boca desde que has llegado.

-¿Eres el ligon de este local?

-No, no lo soy, pero eso sí, a ti si que te voy a ligar

- ¿Por qué?

-Muy fácil amiga, y te digo amiga, porque aún no se como te llamas, y porque necesitas ser ligada.

-¡Eres un prepotente!

-No, no lo soy, pero si no necesitaras que te ligaran, ya me habrías mandado a la porra.

-No te he mandado a la porra, porque soy educada, pero lo haré si sigues hablándome de esa manera.

-Lo siento amiga, (le digo) pero ya somos mayores, me has gustado y quiero conocerte, ¿hay algo malo en eso? ¿Quieres aceptarme ahora una copa?

-Sí, si la quiero.

-¿Que bebes?

-Pídeme un vodka con naranja.

-Chin-Chin, ¡a tú salud preciosa!¿ahora me dirás tu nombre o como deseas que te llame?

-Me llamo Sandra, pero mis amigos me llaman San.

-Gracias y ¿como quieres que te llame yo?

-¿Cómo quieres hacerlo tú?

-Yo te llamaré, ¡primer beso!

-Jajajajaajaj me haces reír.

-¿Y eso porqué primer beso?

-¿No te han dicho nunca que eres un descarado?

-Muchas veces.

-¿Tan factible me ves?

-¿Factible? Que palabreja tan rebuscada.

-Bueno, que puedo ser fácil de ligar.

-No hay nada sencillo en estos días y tú no lo sé de momento.

-¿Entonces?

-Me precio de conocer a las mujeres y ese temblor que denoto en tus piernas que no paran de moverse, me dice que estás nerviosa y eso es muy buena señal.

-¿Y no puede ser que la mueva al ritmo de la música?

-No, porque antes sonaba igual y no las movías.

-Te fijas mucho en esas cosas.

-Cierto, un hombre al que le gustan las mujeres tiene que estar pendiente de todo esos detalles.

-¿Te dedicas a conquistar mujeres?

-No, no se puede llamar así, más bien te diría que mientras encuentro lo que busco, tengo que tratar con muchas, si a eso se le llama ligar, entonces sí me dedico a eso.

- ¿Y que buscas en una mujer?

-Antes de contestarte a esa pregunta, ¿quieres otra copa? tienes la copa vacía.

-Sí, pídeme otra por favor.

-Yo también me voy a pedir otra y ahora te contesto a esa pregunta, ¿de qué busco en una mujer? muy fácil, no lo sé.

-¿cómo que no lo sabes?

-Así es, no lo sé, por eso sigo buscando, seguro que cuando la encuentre, lo sabré.

-Venga, no me digas eso, algo buscas en una mujer.

-Ya te digo, no lo sé, he estado con mujeres guapas, corrientes, feas, altas , bajas, delgadas, obesas, inteligentes, tontas, morenas, rubias, hasta una china una vez, todas tenían algo diferente, pero ni una me llenaba para decir, ¡hasta aquí mi vida con una sola mujer!

-Es decir ¿que sabes lo que quieres?

-No, tampoco es eso.

-No lo entiendo.

-Mira primer beso.

- jajajajajajaajajaj, pero si aún no me has besado.

-Te lo daré, la noche es larga, no te impacientes.

-¿Y cómo sabes que será larga la noche?

-Al final de la misma te lo diré.¿Por donde íbamos? !ah¡ ya, por lo de lo que no entiendes de mí, te digo, que no ha habido ninguna mujer que me halla hecho querer estar con ella más de una vez, cuando eso ocurra, lo sabré, y no me importará de que color sea o como sea.

-¿Y como sabes que yo lo puedo ser?

-No te digo que tu lo puedas ser, tú ahora mismo eres una más, me gustas físicamente, tu mirada tristona me ha gustado y solo quiero intentarlo, si lo eres, lo sabré.

-¿Y sabes que te voy a dejar?

-Claro que lo sé, no todos los días, se te presenta un hombre como yo, tan claro en lo que quiere, no te doy la tabarra como los demás, soy sincero y además, conmigo lo estas pasando bien y mejor lo pasarás.

-jajajajaajajaj, la verdad es que no estaba muy bien, pero me estas haciendo reír.

-Yo soy medicina natural ¡ primer beso! además, ¿que pierdes? o mejor ¿que ganas si nos vamos juntos?

-En primer lugar, no me voy a la cama con el primer hombre que me lo pide y en segundo lugar, vengo con mi amiga y es ella la que me ha traído, no la voy a dejar sola.

-¿Ves? eso quiere decir, que te puedes venir conmigo esta noche, en segundo lugar, por tu amiga no te preocupes, ¿no has visto que ha ligado?

-Sí, la verdad es que está muy entretenida con ese amigo tuyo.

-¿Amigo mío?

-Sí, lo es, me fijé en ti hace rato y vi como hablabas con él y luego se acercaba a invitar a mi amiga.

-jajajajajajaaj, ahora si me has pillado.

-jajá jajá soy mujer, pero no tonta.

-ya veo, es decir que me has estado mirando tú también.

-Claro, si no has parado de mirarme, tenía tus ojos fijos en mí y era natural que me diera cuenta.

-Entonces seamos francos, ¿querías que me acercara a ti?

-Si te digo la verdad, sí, pero también es cierto, que tampoco lo quería.

-Ya empezamos con las rarezas de las mujeres.

-No son rarezas, sino que no estoy en forma, para ligar con nadie.

-¿Y ahora has cambiado de parecer?

-La verdad es que sí, me agradas, no estas mal, eres simpático, descarado y me has caído bien.

-Es decir, que no soy el que ligo, sino eres tú la que me has ligado.

-jajajajaja no, ¡nos hemos ligado los dos!

_ ¿Quieres que bailemos?

- Sí, me encantaría.

Continuará…………