LA PICONERA

LA PICONERA

sábado, 29 de enero de 2011

SILENCIO EN EL ALMA

    ¿Cuánto tiempo ha pasado? no lo sé, lo que sé es que aún permanece en mí como si fuera ayer, hoy, o tal vez fue en uno de mis sueños de esta pasada noche. El caso es que está ahí, perenne, punzándome el pensamiento y la razón, sin comprender como el devenir del tiempo me ha llevado a esta situación, en la que la vida sólo la entiendo si la vivo en el momento, sin importarme el ayer, ni el mañana.

    Aquí, en la soledad de mis pensamientos, ante un teclado que me ha hecho olvidar la textura del papel y el tacto de un bolígrafo, sin saber por donde empezar a plasmar en esta pantalla fría y carente de toda emoción lo que me aflige.

    ¡Yo!, un hombre en toda mi plenitud, que ha contemplado el pasar de los años siempre con atisbos de esperanza y felicidad desde que viera la luz por vez primera, trasladando a todos los que me han rodeado el mismo cariño que yo recibí de mis seres queridos, ahora me veo aquí, sólo, triste y encerrado en un habitáculo de una pensión que supura tristezas y melancolías de todos aquellos que han pasado por ella, dejando huellas indelebles de esperanzas, penurias, desdichas y amores furtivos. 
    Remontándome en el tiempo y cerrando los ojos, veo una casa rodeada de montañas nuevas y bravas en continuo crecimiento, con ese valle verde lleno de vida, el discurrir ruidoso de las aguas procedentes del deshielo de un invierno crudo y duro, mezclado con las vocecitas de unos niños corriendo detrás de unos perros compañeros infatigables de sus juegos, al mismo tiempo saliendo de la chimenea el humo de la vida que dentro de la casa se concibe.

    Me introduzco en ella, es una estancia pequeña, limpia y decorada muy alegre, con cortinajes de flores de vivos colores, en ella una hermosa mujer en sus quehaceres diarios en la cocina canturreando una melodía muy pegadiza, un fuerte olor a café recién hecho y magdalenas recién sacadas del horno impregnan toda la estancia.

    Ella se acerca a la ventana y a viva voz llama a gritos a los niños para que se acerquen a desayunar, los veo entrar corriendo y abalanzarse en brazos de la mujer, donde ella los cobijas llenándolos de besos y conminándoles a sentarse a la mesa; de otra estancia sale un hombre sonriente y con muestras de efusión besa a la mujer hermosa y cogiendo a los niños en brazos los llena de besos y abrazos, jugando con ellos haciéndoles cosquillas.

    Se desvanece la imagen, abro los ojos y ante mí surge de nuevo la estancia que me resguarda desde hace tiempo, unas lágrimas afloran en mi rostro y caigo rendido contra el teclado, no, no quiero dejarlo aún, no podría ahora.

    De nuevo me viene una imagen de apenas dos adolescentes, con una maleta cada uno en la mano, en un andén de una estación cochambrosa de un inhóspito lugar, despidiéndose de sus padres que con lágrimas en los ojos ven partir a sus dos hijos con destino a una guerra. Tan solo han recibido un telegrama del gobierno requiriéndoles sus servicios para una pretendida defensa del país, ¡ellos! que nunca han salido del entorno familiar, se ven envueltos en un conflicto que las malditas religiones han propiciado a lo largo de la historia, por personajillos que en su provecho han cultivando la incultura aumentado el odio y el miedo entre los que no comulgan con sus ideas o creencias.

    Retrotraigo el tiempo a la llegada al campamento de instrucción, donde cientos de niños juegan a ser soldados y donde, con un curso acelerado de tres meses, te dan un arma y te embarcan a un país que ni tan siquiera sabes que existe, a un país donde la pobreza, el analfabetismo y la radicalidad te acoge para mostrarte como si el tiempo no hubiese pasado, que sigue anclado en la edad de piedra. Un país regido por unos clanes que mantienen vivas las creencias y las desigualdades entre las personas, donde unos pocos reinan como pequeños reyezuelos a costa de un pueblo sumido en la pobreza y en la esperanza de un paraíso que nadie ha visto, un paraíso que los salvará de tanta esclavitud y penurias, un país donde los que no son correligionarios con sus dogmas son enemigos acérrimos y no pueden existir, hay que acabar con ellos, llegando a la inmolación como un premio a su fe. ¡Cuánta falacia!.

    Muerte y destrucción por intentar implantar una forma de vida en un lugar que no es posible, con un gasto de vidas derramadas e inútiles, sabiendo que el paso del tiempo lo volverá todo a su cauce y nada habrá valido la pena.

    La existencia de uno de los adolescentes se ve truncada y, aún con un halo de vida en los ojos, no comprende por qué se le acaba ésta sin haber vivido lo suficiente, lejos de su casa, de sus padres y con su hermano junto a él llorando desconsoladamente.

    La llegada del ataúd cubierto por una bandera a casa de los padres fue el colofón a un telegrama dándoles la noticia de la pérdida en combate de su hijo y glosando sus virtudes, así cómo su valor.

    Su otro hijo continuó en ese lejano país, sin poder acompañar a su hermano ni a sus padres en tan luctuoso trance, para más escarnio de unos padres muertos en vida, maldiciendo al gobierno, a tanto radical y a esos bestias que no saben vivir si no es odiando la vida. Ellos que siempre habían inculcado a sus hijos los valores de la amistad, el buen comportamiento, el respeto a los demás, ahora estaban derrotados y odiando los nacionalismos, la intolerancia religiosa y ambición de poder de unos depravados con ansias de lograr sus propios beneficios.

   Como habréis comprendido los que lleguen a leer esto, ¡él! era mi hermano y ellos eran mis padres, digo eran, porque ya no existen, un accidente de avión se los llevó cuando se trasladaban a otro país para estar conmigo en mi convalecencia debido a las heridas de guerra que me había producido una explosión dejándome huérfano de una pierna.

   Una vez me habían dado el alta médica, me trasladé a mi país, a mi antiguo domicilio, visité la tumba de mis padres y hermano, realicé las gestiones para donar la finca. Posteriormente me trasladé a España, a una zona con gran parecido a la tierra donde nací, aquí he vivido durante un tiempo, domino bien el idioma y ahora estoy a punto de hacer las maletas y marcharme en busca de otra paz.

   He sido feliz en España, un país maravilloso donde su historia es su mayor contribución al mundo, pero desde un tiempo a esta parte, los nacionalismos exacerbados, temas de tradiciones, la defensa de creencias religiosas por parte de unos y del ateísmo por parte de otros, políticos corruptos que gobienan en sus beneficios, libertinajes, el vivir defendiendo todos sus derechos pero sin cumplir con ninguna de sus obligaciones, hacen que, desde mi óptica, me vea encima de un polvorín a punto explotar y romperse por los cuatros costados. No, no quiero estar aquí cuando llegue ese momento, algún lugar existirá donde las personas seamos personas, donde la envidia, el poder y la maldad no exista, aunque creo que eso es un imposible, ya que es inherente en nosotros mismos y donde vaya ¡ahí estará! pero lo intentaré, esperando que algún día entremos en razones y podamos vivir en paz en todo el mundo. La vida es corta y en cualquier momento puede ser truncada ¿porque acelerarla hacia el final nosotros mismos?

   No permitamos que los niños sean esclavos, ni soldados, ayudémonos los unos a los otros, dejemos que cada cual viva su vida sin molestar a los demás, seamos respetuosos con la naturaleza, démosles la espalda a estos políticos corruptos, a la ambición desmesurada a costa de los demás, vivamos en paz y en armonía,seamos felices

30 comentarios:

  1. ¡Ufff!
    Me has dejado "payá"
    Vayas donde vayas no existirá el mundo que sueñas, pero yo siempre digo que hay que luchar por la utopia, solo así la humanidad podrá avanzar.

    Un abrazo.
    Mercedes

    ResponderEliminar
  2. Fibonacci,muy duro tu post,pero más dura tu vida.Creo que en los tiempos que corren cualquier lugar será un polvorín a punto de reventar.El mundo cambia a peor,porque los que lo habitan son ciegos ante los abusos de poder y corrupciones.
    Todo mi afecto y un gran abrazo para tí.
    Morgana

    ResponderEliminar
  3. A veces me pierdo Fibo.
    No sé si lo que narras es tu vida(muy dura) o es producto de tu ingenio.
    Lo que sí que sé esque esta entrada me ha llegado al corazón y me ha emocionado profundamente.Yo también pienso dentro de mis idealismos y de ser una persona soñadora ,como reconozco que soy, que dentro de millones de años este mundo será muchisimo mejor porque en realidad, no queda otra.Pienso que de lo contrario el mundo conocido y el ser humano no podrán existir.
    Muy bien escrito, admirable.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. FIBO un relato intesísimo, tantas cosas me has hecho sentir.
    Al final la conclusión es nítida, la aplaudo, estoy contigo.
    En las guerras mueren los jóvenes de todos los bandos, los envían parecidos fanáticos con intereses creados, unos contra el supuesto "maligno" oriental, los otros a la guerra santa. No tienen ni han tenido razones morales ninguna guerra, jamás. No existen bandos "buenos" con derechos a invadir otras tierras bajo la excusa de SU razón, es sinrazón absoluta. !Cuanta tristeza e impotencia por las vidas perdidas en combates, bombardeos, aniquilaciones de civiles! !Cuanta rábia ante el cinismo que impera!
    Besito.

    ResponderEliminar
  5. Hay amigo me dejastes sin aliento ahora si no me dio ni un poquito de risa al leerte más bien se ma apreto tanto el corazón que casi no puedo respirar, este escrito es muy fuerte lo haces aterrizar a uno así como plantado en el suelo preguntandote que paso acaso estoy viviendo en un siglo pasado en la esclavitu, hay por suerte desperte amigo gracias a dión estamos en este siglo, y yo no conosco ningun esclavo gracias a diós.
    MUY BUEN ESCRITO AMIGO CREO QUE HAS VIVIDO ALGO
    PARECIDO O HAS LEIDO MUCHO, PERO TE SALIO MUY IMPRECIONANTEMENTE BIEN.
    Un gran abrazo y besitos de luz que iluminen tu alma, querido amigo.

    ResponderEliminar
  6. La utopía existe, está en la frente ,sin ella no hay ilusión, deseo,da igual que consigas o no, disfrutas mientras esta en el intento.Esa es la vida Fibo.Unas veces muy dura y otras no tanto.Por otro lado, la soledad a veces es la mejor consejera, puede evitar que te equivoques..La impuesta ahoga el alma....Fibo, un escrito muy extenso donde aflora toda tu imaginación, y donde se refleja la crueldad a veces de la vida..besos

    ResponderEliminar
  7. Amigo mio, dices en tu blog que los relatos son ficticios, fruto de tu exuberante imaginación. Pero cuando los leo se me rompe el alma porque surgen como autobiografías, con un gran fondo de realidades vividas y pequeñamente maquilladas de ficción.

    Enhorabuena por la maravillosa capacidad que tienes de despertar nuestros sentidos adomercidos a lo que paso, a lo que esta pasando en estos momentos de radicalismos, crueldad, de vidas rotas sin sentido.

    Espero que tus deseos se vean hechos realidad y podamos vivir en un mundo mas cuerdo y menos cruel para nosotros mismos, los seres humanos que somos los que al final menos humanidad tenemos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Palabras con mucha sabiduría.
    Ojalá entre todos consigamos un mundo mejor.
    No pierdo la esperanza ya que la razón solo tiene un camino.
    Todos y cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de tratar de cambiarlo.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Tu post muy pantente lo que pasa en esta sociedad.. Mirado desde tu propio yo, narras todo, aún latente, en cada palabra, en las lágrimas que caen sobre el teclado...y para nada esto es frío, mi querido amigo, tus palabras cobran vida, y nosotros vamos descifrando todo lo que tu alma siente...
    El mundo, los habitantes,tendríamos que mirar nuestro yo interior, para poder cambiarlo..
    un beso de brujilla

    ResponderEliminar
  10. Buf,,,cuánta tristeza hay hoy por aquí.Pero la entiendo,porque ¿quién no se pregunta alguna vez por el sentido de su vida?
    Pasará y seguirás derrochando entusiasmo,pero también tendrás más momentos así.
    Hala,llegué yo a animarte!!!
    Perdónameeeeee
    Besistos y ánimo.

    ResponderEliminar
  11. Pasajes muy emotivos Fibo. Cuando el personaje se encuentra frente al teclado con sus recuerdos... y la soledad como compañera. Y los sueños, como refugios finales del alma. Me encantó leerte. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  12. Fibo, muito triste este seu relato, que me pareceu verdadeiro. Mas quero acreditar que tem que haver uma saida para este momento de total solidadão e desamparo. Qual o melhor caminho ? o do amor...

    Beijos,

    flor de cristal{LB} .

    ResponderEliminar
  13. Emotivos paisajes de un mundo imaginario o realmente vivido. Fibo, tu historia engancha de principio a fin. Nuena narración y una ambientación inmejorable.

    Un placer leerte y compartir opiniones, amigo. Te mando un afectuoso saludo y el deseo de un maravilloso fin de semana.

    _Charo Bustos_☺

    ResponderEliminar
  14. Siento mucho lo mal que lo debes de haber pasado, y todo por el egoísmo y la avaricia de los demás, pues en el fondo, creo que las guerras vienen dadas, la mayoría, por esto.
    Te envidio por ser tan valiente y haber decidido irte a otro lugar. En España se vive bien, no hay mal tiempo y la gente es amable,(date cuenta que casi todos llevamos sangre mora, y los musulmanes son tremendamente amables, algo se nos tenía que quedar)pero las cosas aquí se están poniendo feas.
    Vayas a donde vayas, espero que sigas escribiendo, porque ya que he llegado hasta aquí, me gustaría seguir leyendo más.

    Gracias por tu visita, ultimamente no estoy muy inspirada para escribir todos los días, pero eres bienvenido cada vez que quieras.

    Un abrazo y ánimo para seguir.

    ResponderEliminar
  15. Hola Fibo....
    Se qe no te comento mucho pero qe sepas qe te leo siempre qe puedo...
    Me gsta muchisimo el leer lo qe escribes..
    Es muy dulce y esta lleno de sentimiendo!
    Te mando un fuerte abrazo.
    MUAK!

    ResponderEliminar
  16. Te veo un poco oscuro hoy.

    ¿Pero que coño hacemos aquí sentados delante del monitor un Sábado por la noche?

    ResponderEliminar
  17. Felicito tu maravillosa creatividad, mis cordiales saludos, y gracias mil por tu visita...

    abrazos

    ResponderEliminar
  18. La narrativa conmueve.
    Cuántas historias de vida hay marcadas debido a las guerras!
    Cuántas familias destruídas!
    Dramáticas vivencias reiteradas.
    Pero ... en estos momentos , creo que cualquier punto del mundo es poco seguro para encontrar un remanso de paz.
    La convulsión está generalizada.Y estamos en el centro de un polvorín a punto de estallar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. esa, fuerte pero bien sincero.
    me quede pensando... eeey, gracias por pasar. jajaja nueva entrada :) chau, voy a seguir chusmeando el blog!

    ResponderEliminar
  20. Que bello blog, tan lleno de letras grandes, que tu corazon nos regala. gracias por llegar a mi frio y solitario rincon , siempre que desees puedes llegar es tu casa tambien.

    bello poema . bella alma, bello corazon.

    besitos

    ★  *  ★  ★  
           ★       ★  *  ★  

    ResponderEliminar
  21. Fibo..amigo mío , hoy me has dejado con un nudo en la garganta al leer la vida tan difícil que has llevado...al maldito gobierno no le importa el dolor de las familias , el hambre , ni las muertes de miles de personas inocentes...hay que seguir en la lucha Fibo,,,tal vez un día este mundo mejore para el bien de todos...un abrazote grande de feliz domingo y cuidate mucho ok?

    ResponderEliminar
  22. ... muy bien narrado me encantó como describiste este mundo en el que nos tocó vivir.
    gracias por tu visita y seguiré también pasando por tu casa.

    saludos.

    ResponderEliminar
  23. Lindo día...

    Pasaba por estos lares y al ver la puerta abierta entre a saludarte..

    Ha sido un placer leerte.. buena semana

    ResponderEliminar
  24. Un texto lleno de emociones que invitan a la reflexión.
    Te deseo momentos de felicidad y que esa triteza se disperse en lejanos recuerdos.

    Un beso desde mis Amanteceres

    ResponderEliminar
  25. Un texto muy intenso... y realista... lo has descrito magníficamente!
    Besos abisales de domingo

    ResponderEliminar
  26. Siento por mis venas el caudal de los sentimientos, que me llevan a reposar en el remanso de hay en tu espacio, atrayéndome como una ventana muda, donde la poesía, relato, comentario o vivencia, tiene el suficiente conocimiento para partir por la inmensidad del universo donde florecen las encinas...

    Guiada por la estrella del horizonte, me voy encontrando con la mies cultivada que va surgiendo en cada encuentro.

    Gimen los violines y sollozan las sombras al despedir este instante porque no recuerdan que he prometido regresar...

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  27. Gracias por tu visita.
    Y te hablo: veo que eres muy creativo...me gusta.
    Seguiremos hablando...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Observo que tienes una vida un poco agitada. Te recomiendo una visita para coger algo de resuello en mi isla de la quietud.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Un abrazo que reconforte lagrimas, heridas, y te eleven a ese mundo con el que todos soñamos.

    Un abrazo Fibo

    Verónica

    ResponderEliminar
  30. aveces tienden a etiquetarme de utopica, por pensar en un mundo como el que queremos. yo tiendo a etiquetarlos de vencidos.
    Nunca nos dejemos vencer, y luchemos hasta perder el aliento por un paz eterna!

    ResponderEliminar