LA PICONERA

LA PICONERA

domingo, 9 de enero de 2011

PASIONES

Blancas sabanas, testigo de nuestra pasión
encuentros vedados en triste habitación
dos cuerpos enamorados henchidos de ilusión
descubriendo secretos y entregados con devoción.

 

Labios ardientes buscando amor
explorando sin limites y sin pudor
deslizando manos por todo alrededor
disfrutando los cuerpos con todo su esplendor.


Toda mojada no puedes esperar
susurrando con ansias solicitas rejón insertar
suavemente se introduce inquiriendo disfrutar
frenéticos aullidos comienzan a aflorar.
Ritmo cadencioso comienza a redoblar
cada vez más intenso no puedes esperar
aprietas fuerte y comienzas a aliviar
fluidos hermosos se entremezclan al manar.
Reposo absoluto y agitada respiración
besos entrecortados de satisfacción
de este amor escondido de efusión
miedo y desencanto a la separación.

OTRO

Tú me invitaste chiquilla, a un primer beso contigo
 tú eras mas osada y te ofreciste a mi boca,
te acercaste lentamente como experta mimosa,
los míos te brindé, temiendo quedar pegado.

Ya éramos mayores queriendo descubrir entresijos
catorce años teníamos, atrás quedaron los jueguecitos
tu y yo nos hicimos inocentes noviecitos
a escondidas aprendimos los besos prohibidos.

Primero fueron besos uniendo los labios
los siguientes se abrieron estos solitos
daba cortedad apreciar los dientes unidos
y risa daba el choque de los mismos.

Besos pecaminosos ya nos dábamos,
juntos aprendimos a estar unidos,
mucho nos gustaban y lo practicábamos,
así un día tras otro, nos besábamos.

Revelamos besos delicados, vigorosos y tímidos,
versados en labios tiernos nos descubrimos,
tu y yo chiquilla juntos aprendimos,
no me olvidaré nunca de los primeros besos contigo