LA PICONERA

LA PICONERA

lunes, 26 de noviembre de 2012

RELATOS V


Resumen capitulo anterior:
Una vez recibida el alta médica, la doctora Marta Bermúdez le invita a trasladarlo con su coche a la estación del autobús, a lo que él accede gustoso.
Mientras tanto, Cristina una vez que su marido le comunica que tiene que desplazarse a la casona y entrevistarse con su padre, rememora todo lo sucedido desde el último día que pasó en dicho lugar.
Fibo.
Sé que estoy siendo injusto con Marta,  me quiere, y yo sé que también la quiero o eso creo, y me pregunto… ¿llegaré a amarla alguna vez como amé a Cristina?...quiero hablarlo con ella, pero no encuentro el momento o no soy lo suficientemente valiente para confesarle mi verdad, lo que siento y lo que sentí.
No quiero volver a vivir una mentira, y que Marta sufra como sufrí yo. Tengo que ser honesto conmigo mismo, y sobre todo con ella. Quiero que me ayude a olvidar y con ella a mi lado, seguro lo haré.

Alberto.
_Pase don Alberto, el señor le espera en su habitación. _Gracias Fermín, ¿Cómo estas?... _ Bien señor, cada día más mayor, me permito Señor, decirle que el servicio le ha echado de menos… _ Gracias Fermín. Subo con mi padre…_Bien Señor.
_Adelante hijo, me alegro verte de nuevo en casa… _Usted dirá padre el porqué de su llamada después de tanto tiempo, y que es lo que quiere de mí.
_Hijo, sabes que no me gustó que te marcharas de casa, y menos con esa sirvienta, y  no comprendo como has podido tener hijos con ella. Una mujer que solo ha buscado el embaucarte para llevar a cabo su ambición personal. Una mujerzuela que se entregó a mí,  y la que despedí cuando me quiso chantajea y que ha arruinado tu posición social… ¿Cómo has podido desprestigiar el apellido y a la familia?... Tan solo por llevártela a la cama, cuando tú, por rango, podías haber tenido a la que hubieses querido y has elegido a esa ramera.  ¿Que pretendías, humillarnos a mi  y a tu difunta madre?
_Quiero que vuelvas a casa, que los dejes, que le des algo de dinero para que no pasen necesidades. Tienes que hacerte cargo de todo esto cuando yo falte.
_Si no accedes a mis condiciones, te desheredaré y haré todo lo posible para que no puedas trabajar en ningún proyecto.  ! Sabes que soy capaz de eso!
-Perdón que le interrumpa padre, si es que le puedo llamar así, porque nunca lo ha sido, y no le perdono como trató a mi madre, engañándola con mujeres pagadas o a la fuerza.
-Cuando nombra a "esa mujer", le quiero recordar que es mi esposa y oficialmente la madre de mis hijos. Ella me ha hecho feliz durante todos estos años, al igual que yo he intentado corresponderle.
-¡Su testamento no me importa! Solo reclamaré lo que me pertenece por ley. Usted se casó con mi madre  tan sólo por el interés, pagándole el amor que le profesaba con sufrimientos y desaires… ¿O  pensaba que yo no lo sabía?
-Y ahora que hemos puestos las cartas sobre la mesa, le diré algo más. Por  supuesto sé que violó a Cristina y que cuando me la llevé de aquí, aún conservaba el daño físico que usted le infligió. Le destrozó su vida, pero eso muy poco le importó. Mis hijos (los gemelos) constan como hijos míos y así seguirán, ellos son producto de su violación y le quiero decir que también les corresponde parte de la herencia por derecho.
-En todos estos años que llevo con Cristina, me ha respetado, me ha ayudado, me ha querido como un hermano, jamás he estado en la cama con ella, siempre supo de mi condición sexual y ella ha sido mi cómplice.  ¡Sí padre!  Soy "gay" lo que usted nunca hubiese aceptado ni comprendido.
-Cuando regrese a casa, cada uno tomará su camino ¡ya está hablado! Cristina contará con mi apoyo para la educación y manutención de los niños. Y nunca más le tendremos miedo. ¡Seremos libres!
Y ahora, si no tiene nada más que decir, esta es la última vez que nos vemos, Adiós Padre.
Alberto.
_Mira Cristina,  es necesario que retomes una vida normal, hasta ahora todo nos ha ido bastante  bien, pero  necesitas a alguien que te ame.
Desde hoy mi padre no volverá a molestarnos. Y  más después de saber mi tendencia sexual. Quiero que te pongas en contacto con Fibo, y  que le digas que tienes un hijo suyo, si ha rehecho su vida que es lo normal, al menos que sepa que existe este niño.
Como sabes, Joaquín  y yo hemos decidido irnos a vivir juntos. Ya no hay razón para ocultarlo.
Los gemelos seguirán siendo mis hijos oficial y sentimentalmente. Fibito, lo que vosotros decidáis. Investigaremos el paradero de Fibo y nos pondremos en contacto con él.
_Cristina llora, se siente agradecida por las palabras de Alberto, se  dirige a su habitación  y empieza a escribir una carta que no sabe si algún día Fibo  recibirá.
Querido Fibo: No sé si tengo derecho a ponerme en contacto contigo después de tanto tiempo, tampoco sé  como reaccionarás al recibir esta carta, ni como todo esto afectará a  la vida que llevas actualmente. Tampoco sé si esta carta llegará a tus manos algún día, ahora mismo mi marido Alberto está tratando de localizar tu dirección.
Necesito verte, quiero que sepas que mi única intención  es pedirte perdón y a la vez explicarte lo que era mi vida antes y después de conocernos.
El día quince del presente mes, me podrás localizar en el mismo lugar que nos conocimos y a la misma hora. Te ruego que acudas a la cita, no me perdonaría nunca  no poderte contar todo, sin otro particular, me despido de ti hasta ese  día.
Un beso.

Continuará……