LA PICONERA

LA PICONERA

sábado, 19 de marzo de 2011

MI AMIGA...II

   Han pasado dos semanas desde su regreso y cada día está más desanimada,  sus soledades ya no la confortan, que quiere más ¡algo tendré que hacer! Hoy la he llamado antes de ir a visitarla, le he dicho que se ponga guapa, que la invito a comer fuera. Llamo a la puerta, ella me abre, me dice ¿hola como estas? sin tan siquiera decir una palabra me acerco a ella, la beso en la comisura de los labios, con una patada de espalda cierro la puerta.

    Está sorprendida de mi reacción, pero no dice nada, me deja hacer, sigo en su comisura, me acerco más al centro de sus labios, suavemente la beso, ella me quiere abrazar, no la dejo, continuo besándola sin tocarla con las manos, solo mis labios mantienen el contacto, le entreabro los labios, le introduzco un poco la lengua, la suya quiere jugar con la mía, no quiero que ella haga nada, solo que me deje hacer.

   La sigo besando apasionadamente, seguimos sin tocarnos, mis labios besan su cuello, sigo bajando hacia su canalillo, me entretengo allí, sin asomo de nada más, vuelvo a besarla en la boca, mis manos por fin empiezan su trabajo, mientras la sigo besando le voy desabrochando el vestido poco a poco y lo dejo caer, ya esta en el suelo, ella en braguitas y sujetador. 
   Mi labios retornan a su canalillo, le doy mordisquito en sus pechos por encima del sujetador, bajo a su vientre, mi lengua recorre todo su contorno, me arrodillo y beso sus entrepiernas, sus muslos, recorro el camino de vuelta, ella me pide que la lleve a la cama, no le hago caso, llego de nuevo a su boca, ella está muy excitada, mis manos hábiles le desabrochan el sujetador, sus pechos y sus pezones son pasto de mi boca, mis manos en su trasero, vuelvo a bajar, delicadamente le quito las braguitas, su tesoro se muestra con un rico follaje, mis labios y lengua beben en él, vuelvo a subir y mis dedos se introducen en ella, mis labios en sus pechos, los dedos no dejan de jugar, siento los estertores de su cuerpo, como se convulsiona y le fluye todo lo que tiene guardado.

  La tomo en brazos, ella abrazada a mi cuello, la sigo besando, la llevo al dormitorio, la tumbo, la sigo besando, comienzo todo otra vez con ella en la cama, su éxtasis llega de nuevo. Me pide ser ella la que quiere ahora comenzar conmigo, le digo que todavía no, yo aún continuo vestido, sigo jugando con ella, le doy la vuelta, observo su bello trasero, lo hago mío, su espalda, su cuello, sus muslos, sus pies, todo el cuerpo es analizado por mi lengua, esta extasiada, quiere descansar un momento, no la dejo, se retuerce, se va de nuevo.

   Ahora tú le digo, desnúdame y haz lo que te apetezca conmigo, me quita la camisa, me besa en el pecho, me mete la lengua en la boca y sus manos me desabrochan el cinturón, me baja los pantalones, mi virilidad sobresale por entre los calzoncillos, lo besa, me quita los zapatos, los calcetines, me tumba en la cama, me quita los slips, es toda suya en la boca, juega con ella, la disfruta, la saborea, se extasía con ella.

   Se sube, me cabalga, primero suavemente, haciendo el recorrido y tomando medidas, poco a poco el ritmo lo incrementa, está desbocada, se arquea, me pide que me vaya con ella, quiere ese momento juntos, disfruto al verla tan feliz, cuando siento que es su final, me dejo ir, su cuerpo se estremece más y más, dando pequeños quejidos de placer, al final se tumba sobre mi y la acaricio, dándole besos en su pelo.

   Me da las gracias y le digo que de eso nada, que los amigos están para todo y si ella necesitaba ese rato, yo se lo he dado.

   Que todo esto no cambia en absoluto nuestra amistad, siempre será mi amiga, solo eso y ella me dice que sí, amigos para todo lo que se necesite el uno del otro.

   Nos duchamos, nos vestimos, yo había venido para invitarla a comer y es lo que haremos, ella se ríe y me dice: Esta bien Fibo, enseguida estoy y nos vamos.

   De ahora en adelante, mientras no tenga un amigo especial que la satisfaga en todo, aquí estaré yo, para lo que haga falta, eso sí, yo sigo ligando en la red.