LA PICONERA

LA PICONERA

sábado, 5 de marzo de 2011

DESTINO IV

¿La señora Ester P?

-Sí, ¿Quién lo pregunta?

    Perdone que me ponga en contacto con usted a través del teléfono, me llamo Damián Caballero, soy abogado, represento a la compañía de seguro y reaseguros “La felicidad” y me pongo en contacto con usted ante la ausencia de noticias suyas referente a reclamar lo que le corresponde como beneficiaria de la póliza de vida que su marido tenía suscrita con nosotros.

-¿Mi marido tenía suscrita una póliza de vida?

Si señora, desde hace diez años.

- No, no lo sabía y es raro porque entre el y yo, no había secretos.

Usted debe tener copia de la póliza, donde usted y su hijo constan como beneficiarios de la misma.

-¿ Y si no encuentro la póliza en casa, que puede pasar?

No pasa nada señora, solamente tendríamos que comprobar unos datos y le haríamos entrega de la misma. La estoy llamando desde Madrid, la semana que viene tengo que desplazarme a las islas, comprobaremos todos sus datos y los de su hijo y les haré entrega del talón por el importe que les corresponde.

-¿Qué documentación necesitaría?

La copia de la póliza si es que la encuentra, los D.N.I. así como las partidas de nacimiento de ambos.

-Gracias, Sr. Caballero, espero sus noticias.

No hay de qué señora y le reitero a pesar del tiempo que ha transcurrido, mis condolencias.

 

********

¿Cómo es que mi marido no me había dicho que se había hecho una póliza de seguro? Además la estaba pagando a escondidas, ¿Qué misterio es este? bueno...ahora ya no tiene remedio, el problema ahora es como conseguir mi partida de nacimiento. Hasta ahora no la había necesitado, además estaba él que me lo solucionaba todo. No encuentro la forma de solucionarlo, a mi pesar tendré que ponerme en contacto con la única persona que me puede ayudar y decírselo, espero que su teléfono siga siendo el mismo a pesar de los años transcurridos.

  El número marcado, no existe...

-¡Dios! ¿Y ahora que hago? me dijo que no llamara a su oficina para localizarlo, pero no me queda más remedio.

Oficina del señor Valladares ¿Qué desea?

-Por favor señorita ¿Me puede poner con el señor Antonio Valladares?

    Lo siento Sra. el señor Antonio Valladares falleció hace aproximadamente un año, ahora la empresa la lleva su hijo Pablo Valladares, ¿quiere que le ponga en contacto con él? pi..pi...pi...pi. ¡Oiga, oiga!

  - Ha fallecido... y con Pablo no puedo hablar, el cree que fallecí, y ahora no puedo aparecer por arte de magia. ¿Que hago, dónde puedo acudir para conseguir la partida de nacimiento? Lo mejor será que le cuente todo al abogado y que el decida, pero eso sí, tendré que ir a la entrevista sola, mi hijo no se puede enterar.

Y maldito seas Antonio Valladares, que los infiernos sean tu nuevo hogar y pagues por todo el daño que me hiciste.

***********

  Señor Valladares perdone que le moleste.

 -Dime Mercedes, ¿que ocurre?

Usted me dijo, que sí alguna vez después de fallecer su padre, alguien llamaba preguntando por él y me resultara rara la llamada, que se lo comunicará enseguida.

-Sí, se lo dije ¿ha ocurrido algo raro?

Pues verá señor, ayer llamó una señora preguntando por su padre y al comunicarle que este había fallecido, se cortó la comunicación, pensé que volvería a llamar, pero no lo ha hizo, su número se quedó reflejado, intenté llamarla, pero resulta que realizó la llamada desde una Gabina telefónica y el número corresponde con el de las islas canarias.

-Gracias Mercedes, si volviese a llamar, me lo comunica inmediatamente.

Si señor.

¡Sé que estas viva Paula, no sé donde te has metido, qué ha sido de tu vida durante todos estos años, pero te juro que te encontraré! Desde que mi padre me dijo que no habías fallecido, no he parado de buscarte, él nunca me quiso decir nada y tampoco ha dejado entre sus papeles nada que me pudiera ayudar a dar contigo, tan solo una tumba vacía ha quedado de ti. Tendré que hablar con mi hijo antes que se entere por otros medios, además de padre e hijo somos amigos y nunca ha habido un secreto entre nosotros.

Continuará........