LA PICONERA

LA PICONERA

jueves, 3 de marzo de 2011

DESTINO III

¡Señor Valladares!

- Dígame doctor ¿como esta mi hijo, como ha ido todo?

Ha sido una operación complicada pero todo ha ido muy bien, incluso si le soy sincero, mejor de lo esperado por todo el equipo que le hemos intervenido.

Ahora se encuentra sedado, tardará un tiempo en recuperar la lucidez, lo mantendremos unos días en “La UCI” para ver la evolución, se le dará un tratamiento para que su cuerpo no lo rechace y luego lo pasaremos a planta si todo transcurre como es debido.

-Gracias Doctor.

  -Ha pasado un mes de la operación y francamente me encuentro muy bien, el doctor me ha dicho que todo esta fenomenalmente, que ya hay menos riesgo de rechazo, que ha encajado como si fuera mío y que si en cuatro o cinco semanas todo sigue igual, me dará el alta médica y me podré ir a casa, algo que estoy deseando, llevo ya muchos meses fuera de ella y hasta pensé que no regresaría, tengo ganas de llevar una vida normal y gracias a esas personas desinteresadas y anónimas que hacen las donaciones, lo voy a conseguir. 
-Ahora, y sin el conocimiento de mi padre, usaré mis influencias y mi dinero para averiguar quien ha sido el donante, aunque se que no está permitido y en lo que pueda, trataré de ayudar a los familiares si lo necesitan de forma anónima.

- Pasa Damián y gracias por haber venido tan rápido.

¿Cómo te encuentras Daniel?

-Bien, te he hecho venir, porque quiero que me hagas un favor sin que se entere mi padre, y tú desde tu bufete puedes hacerlo, utilizando la agencia de detectives que trabaja para vosotros, pero eso sí, quiero que todo quede entre tú y yo, te lo pido como amigo que lo somos y no como vuestro cliente principal.

¿Qué es lo que necesitas? Sabes que puedes contar conmigo para lo que sea.

-Quiero que averigües quien ha sido mi donante, la familia que ha dejado, donde viven, su situación económica y todo me lo informas a mi personalmente.

    Han pasado dos semanas, y mi abogado acaba de llamar para comunicarme que ya tiene el informe que le solicité y que enseguida me lo traerá. Yo aún debo permanecer un tiempo más en el hospital, todo marcha fenomenalmente y me siento muy bien.

-Pasa Damián, ¿Qué me traes?

   Hola Daniel, aquí te traigo lo que me pediste, hay algo que no concuerda, pero sigo en ello y ya te informaré.

-¿Has tenido dificultades para acceder a los datos?

No, para nada, tu nombre me ha abierto muchas puertas y algún que otro favor que me debían, eso me ha facilitado obternerlos.

-A parte de ti, ¿Quién más lo sabe?

Nadie, solo tú y yo, no ha hecho falta utilizar a la agencia de detectives.

-Bien, cuéntame.

   El donante era un hombre de cincuenta años, fue atropellado por un vehiculo al cruzar un semáforo en rojo sin darse cuenta al ir leyendo el periódico. La esposa se llama Ester P. de cuarenta y ocho años, trabaja realizando limpiezas domesticas y un hijo llamado Fernando A. de 19 años, estudiante en la universidad en segundo curso de empresariales y con muy buenas notas.

La vivienda que poseen, la tienen hipotecada como casi todo el mundo, en su cuenta de ahorro sólo tienen mil euros, tendrán problemas para pagar ya que cuentan tan solo con el ingreso del trabajo de ella.

-Bien, ¿y que es lo que no concuerda en la familia?

Esta familia vive en las islas Canarias, pero ella se cambió el nombre y apellidos hace muchos años y ciertamente no sé como lo hizo ni porqué.

-¿Cómo sabes ese dato?

Muy fácil, no hay constancia del nacimiento de ella y los primeros datos que se conocen, es a partir de que tenía 19 años, anteriormente a esa fecha, no existe.

-Pues averígualo y mientras tanto estudia el caso, para que esa familia no tenga dificultades económicas y sobre todo, que el hijo no deje de estudiar, no escatimes en medios, que por dinero no quede y sobre todo, que no sospechen nada.

Continuara...