LA PICONERA

LA PICONERA

miércoles, 10 de noviembre de 2010

HOMENAJE A UN COMPAÑERO


Afligido y compungido así estoy hoy por tí.
Recuerdo el día que por primera vez te ví.
Hermoso, con un color especial así te conocí
te escogí y me dije ¡tú serás para mí!

En este espacio del tiempo me has servido.
Has sido admirado, fascinado, venerado, besado y tocado.
Me has traído la buena suerte, cómplice mío.
Compañero infatigable de mis lances, y mi amuleto.

Llegaste a ser imprescindible, sin tí no había aventuras.
Cuando tu estabas ausente y otro compañero me buscaba
ese día era anodino, no tenia esa concreta descarga.

Mis movimientos nerviosos denotaban que tu no estabas.
Me encontraba desnudo, todo danzaba
Era como si algo me faltara, no era conquistador
te reservaba los mejores momentos, era tu patrocinador
Cuando te presentaba, en todo lucía, con tu esplendor.

Hoy después de nueve años, jubilarte quiero yo
Ya es imposible llevarte, el color ha degenerado
la elasticidad también, te vas cayendo por minutos
y en alguna ocasión, en apuros me has llevado.

Hoy como homenaje de decenas de amoríos juntos
Por haber resguardado mis partes por tanto tiempo
Por haber sido amigo fiel y testigo mudo
Te haré un lavado y el mejor almidonado.

Presidirás mi habitación en un lugar privilegiado
Donde sirvas de enseñanzas para el no iniciado
Sigas siendo testigo callado de todo mi dinamismo
Acabando la faena, te sientas glorioso y satisfecho.

Gracias calzoncillos míos, de color rojo y cuadros blancos
Siempre te estaré agradecido.