LA PICONERA

LA PICONERA

viernes, 6 de mayo de 2011

EROSTRATO ¿SINONIMO DE ZAPATERO?

    Esta mañana como casi todos los días, me ha sonado el despertador, lo he apagado y he hecho el ritual de siempre; he encendido la radio que me acompaña en mi cabecera ( a falta de mujer, buenas son las tortas) ¡y a seguir un rato más en la cama! Mientras, oigo las primeras noticias de lo que ha ocurrido tanto en el ámbito nacional como en el internacional. Yo me acuesto a la hora de las gallinas, así que no me entero de nada de lo ocurrido en las primeras horas de la noche, por lo tanto, estoy ignorante de ellas. La primera noticia que he oido, ha sido la sentencia que ha dictaminado el Tribunal Constitucional sobre la legalidad de Bildu (reunir/es) .Y de repente me ha venido a la memoria unas historias que había leído no sé dónde, pero seguro que en algunos de los libros que suelo leer sobre la antigua Grecia.

   La historia trata sobre un pastor que nadie le prestaba atención, pasando éste totalmente desapercibido, queriendo pasar a la posteridad, no se le ocurrió otra cosa, que quemar una de las siete maravillas del mundo de por aquel entonces "el templo de Artemisa o de Diana" hecho que logró. Una vez capturado y juzgado, confesó que lo hizo porque quería pasar a la posteridad, por lo cual fue condenado, ordenandose que su nombre y hecho se borraran de todos los registros y que jamás nadie lo nombrara bajo pena de muerte. 
  _Pero, ¡lo que son los cronistas!... estos no se podían callar la boca y un tal Teopompo (que menudo nombre) se fue de ella y mira por donde, quedó registrado. _Hasta Miguel de Cervantes en el Quijote segunda parte, hace reseña del hecho.

   Del nombre del pastor, se ha acuñado el término de Erostrastimo, que en el Diccionario de la lengua española significa: Manía que lleva a cometer actos delictivos en busca de renombre.

   Y la segunda que se me ha venido tambien a la memoria,fue en la etapa de Clistenes, tenian una forma de juzgar a las personas non gratas o eran peligrosas para la sociedad. Estos eran desterrados durante un cierto tiempo, que podían llegar hasta un máximo de diez años, aunque eso sí, sin perder sus derechos como ciudadanos.

   La asamblea se reunía y decidían quien pasarían al Ostracismo, por el método de la votación, escribiendo el nombre de las personas en trozos de cerámica. Una vez dictaminada la sentencia, se volvían a reunir unos dos meses más tarde y realizaban de nuevo la votación, si el resultado era el mismo, al condenado le daban diez días para marcharse de la ciudad.

   Y aquí estoy... dándole vueltas a la cabeza sobre cuál de las dos variantes de sentencias se le podría aplicar a José Luis Rodríguez Zapatero, alias Zp el de las cejas.

  Borrarlo de la memoria histórica, como si no hubiera existido o aplicarle la sentencia del Ostracismo desterrandolo durante un periodo bastante amplio fuera de las fronteras españolas junto con unos cuantos de sus acólitos.