LA PICONERA

LA PICONERA

lunes, 4 de junio de 2012

DESCUBRIENDO AL HOMBRE VI






  

   Como os prometí en el capítulo anterior, estoy de nuevo ante vosotros, a pesar de los peligros en los que me veo inmerso. Y todo ello en aras de daros a conocer la verdad no escrita desde los albores de los tiempos.
    Desde el país cuya traducción era "Tierra del Sur" (YEMEN) lugar de mi última conexión. Me he trasladado a otra emblemática ciudad, lugar de nacimiento de tres personajes bastantes famosos, dos de ellos históricos y otro ahorcado no hace mucho.

   Uno de ellos en especial lo he admirado y casi venerado desde mi niñez, su personaje fue integrante de los juegos de mi infancia y cuyo nombre significa "El que honra la fe". Desde esta ciudad he aprovechado para conectarme a través de mi máquina y observar la evolución de Pepillo, Pepilla y su retoño Petete.

  A las 05,30 h. del día 4 del corriente mes, enfoco la antena poli dimensional en dirección a la prehistoria, al lugar conocido como "Bella Vista" (Altamira en la modernidad), vivienda habitual de nuestra querida familia.



  En este preciso instante sale desperezándose nuestro anfitrión, seguido por su querida y amada compañera. Mientras esta aviva el fuego que en el exterior mantiene encendido para no llenar de humo las paredes de su hogar, nuestro amigo Pepillo se dirige al rio para intentar conseguir el desayuno de la mañana, cosa que con gran habilidad y suerte consigue en un plis-plas.

  Con mi traductor de idiomas ancestral, trataré de servir como intérprete para vosotros como en mis anteriores conexiones, aunque casi domino su lenguaje debido a las frecuencias de mis visitas, prefiero no cometer ninguna errata y asegurarme con el traductor.

- Pepilla…. Peteteeee, teqwplñjhgfdsa…Peteteeee ¡levántate que ya es hora, no seas tan dormilón como tu padre, que vamos a desayunar!

(Desde el interior de la cueva se oye al retoño)

- ppprtunbpñads… mami un poquito más, tengo mucho sueño.

-Pepilla…urtfdahañio…¡he dicho que ya, no hagas que vaya yo a levantarte!

   Pepillo como cazador, recolector y sustentador de la familia, ha traído pescado, el cual se lo entrega a Pepilla para que lo limpie y lo ase en el fuego. Una vez realizadas dichas tareas para sorpresa mía, Pepilla se quita la piel que la cubre quedándose completamente desnuda (no sé si cerrar los ojos al invadir esa intimidad) y dirigiéndose a Pepillo llorando le dice:

-Purtudsfgapldfvca…Me siento horrible; parezco vieja, gorda y fea, tú ya no me miras como antes, mis tetas de tanto mamar tu hijo y tú, las tengo flácidas y caídas, hace tiempo que no me dices nada agradable para hacerme sentir bien, necesito al menos un elogio tuyo para estar bien como mujer.

-Pepillo…louytrewqasdfgñbx…No seas tonta, tú cocinas muy bien, tienes la cueva muy limpia y Petete no lleva muchos piojos.

  Pepilla llorando y gritando palabras que no puedo reproducir aquí (al ser tan fuertes y de muy mal gusto), se introduce en la cueva.

-Petete…qasertyhbdxczvk… ¿Papi, que le pasa a mami?

-Pepillo…qasdfghlñpoiuyt…no te preocupes, son cosas de mujeres, cuando seas mayor ya lo entenderás, ahora, quédate aquí jugando y no te alejes mucho, no sea que te coma algún bicho, que yo tardaré un rato en calmar a tu madre.

   Tenemos la suerte en estos momentos, de ser participes de la primera pelea de la humanidad entre un hombre y una mujer, como así mismo, de la primera reconciliación por medios sexuales.

-Pepillo se introduce en la cueva y se escucha algún grito que otro, para seguidamente apaciguarse poco a poco. De repente oigo sonidos entrecortados y sordos, (ruidos graves como aullidos). Parece que Pepillo ha solventado el problema. Por lo que aprovecho para dirigir mi antena a otra época que me tiene mosca, y quiero averiguar si los datos que nos han proporcionado los historiadores, se atienen a la verdad.

   Programo mi máquina para dirigirla a la localidad de Anjou (Francia) en el siglo XII y más concretamente a la Abadía de Fontevrault introduzco mi cámara en la habitación donde pasa sus últimos días Leonor de Aquitania. La mujer que fue reina de dos países (Francia e Inglaterra), madre de diez hijos, entre ellos el Rey Arturo del que dicen las malas lenguas que debido a sus tendencias sexuales, estuvo enamorado del Gran Califa Árabe Saladino, quién recuperó Jerusalén para los árabes después de la primera cruzada Cristiana. Por lo que ahora me explico que Richard Gere le pusiera los cuernos con Ginebra en la peli. Y Juan Sin Tierra (que no es que no tuviera tierras, tan sólo que su padre el rey de Inglaterra le dejó poca herencia).

   Leonor de Aquitania, fue propulsora del feminismo a ultranza, (al parecer conocía a muchos Pepillos de su tiempo) de la liberación de la mujer, la que no se entregaba al matrimonio sino era por amor, favorecedora de las bellas Artes y que en la actualidad conozcamos las historias de Ginebra, Láncelot, Arturo, la mesa redonda, El Santo Grial y otras muchas leyendas, al llegar a los 82 años de edad murió según los historiadores y leyendas con la dentadura blanca y completa, así como su melena blanca, intacta y sedosa como el lino. Y es lo que trato de averiguar... si es cierto que murió a esa edad cómo nos relatan.

    En estos momentos, se encuentra postrada en la cama y una sirvienta intentando darle de comer pan mojado en agua lechada, me fijo más detenidamente en su boca y efectivamente nos han mentido los historiadores, está completamente mellada y su cabellera que dicen que era blanca y abundante, también es falso, la mujer postrada en la cama tiene cuatro pelos escasos.

    Por lo que otra de las mentiras de la historia, gracias a mi maquina ha quedado al descubierto y puedo dar fe.

   Debido al consumo excesivo de batería, corto la comunicación en espera de la próxima conexión.

_Un besote preciosas_