LA PICONERA

LA PICONERA

jueves, 12 de diciembre de 2013

MI AMIGA


Mi querida y buena amiga... ¿Sabes dónde está tu corazón?.. ¡Conmigo!
 Sentado frente a esta pantalla que ha perdido totalmente su frialdad, y su superficialidad desde el mismo momento que por un casual te has vuelto a cruzar en mi camino. Me permito hacerte algunas disquisiciones en un libre fluir de la conciencia...CREO
 Hoy tenía alborotado el espíritu  y el alma conmovida...y de repente, estabas sentada  frente a mí, con la sonrisa más hermosa del mundo y con esa mirada tan tuya. ¡Dios mío, esa mirada!
He notado que últimamente la vida me está poniendo en situaciones que me atolondran un poco, pero tarde o temprano he aprendido a absorber lo que debo tomar y desechar. La verdad es que hasta la fecha no tengo motivos de quejas, y he intentado siempre que he podido, situarme en el lugar donde fuera capaz de llevar paz, luz, y mucho amor adonde fuera.
¿Es raro este universo, verdad amiga?  Las mayorías de las veces tomamos caminos y derroteros tan inesperados, como si unos hilos invisibles manejaran  nuestras vidas de unas formas extrañas e ininteligibles, y que la mayoría de las veces  no sabemos ni adónde nos dirigirá.
A un alma como la mía, no le interesa mucho el vaivén de la vida, sólo subo a ese fluir y me dejo arrastrar, pero debo reconocer que a veces se detiene, y entonces repaso aconteceres: Me asombro, analizo, me estremezco, me confundo, me recompongo y  de nuevo vuelvo a fluir siguiendo el curso. Entonces me pregunto cómo expresar este maremoto de sensaciones, y a veces las palabras no alcanzan, pero me gustaría tener el don de los brujos de poder  volar; y entonces agarraría mi escoba, volaría hasta ti, te daría un beso en la nariz y un fuerte abrazo. Tomaría tu alma, la haría mía, te cobijaría, te resguardaría, te protegería... serías como un remanso, un recodo en el camino, un claro en el bosque donde tú y yo sin hablarnos, y tan sólo con la mirada  nos dijéramos ese todo.
 Lo que no para de preocuparme y  me hace dar vueltas a esta longeva cabeza, es preguntarme la razón de esa cercanía y a la vez esa distancia que nos separa, y el por qué a pesar de tantos millones de almas que pululan por este mundo, este te acercó  a mí. Tiene que haber un motivo y me pregunto de nuevo: ¿Podré estar a la altura de las circunstancias? _Es posible que sí, y además estoy seguro de ello, porque la vida no me ha puesto por gusto en este lugar. Tendré dudas, ansiedades, angustias, me enredaré, me retorceré, pero  no me cortaré. Me dijiste una vez que aprendías conmigo. ¿Qué puedes asimilar de mí? Si tienes la sabiduría enclavada en tu joven espíritu y hasta te das el lujo de ser humilde.
Hoy te he visto de nuevo... ¡Dios, que mirada y que sonrisa! Desde  hace unos meses estoy ubicándome en lugares antes impensados... ¿Me está preparando el futuro? ¿Y por qué esa distancia que nos separa?  Bueno, no sé, tendré que aceptar que así sea por el momento con mucha paciencia y trataré poco a poco en ser tu luz.
¿Por qué escribo esto?  _¿Porque nos estamos conociendo, no?... Bueno, ya puedes acceder a mi mundo interior y te darás cuenta ahora el por qué me disperso con facilidad?
 Sabes, es una suerte, y además me alegra gratamente que hayas tomado conmigo el camino inverso al que generalmente tomo yo con las mujeres. Me siento un privilegiado, pues he llegado a ti por el sendero más difícil... eso ha de tener una recompensa, ¿verdad?
 Bueno, por hoy daré por finalizadas mis disquisiciones. Me quedan muchas cosas más que desentrañar ante ti… pero no te las daré todo de golpe jajajaja
 Mi querida amiga, mi buena amiga... sabes dónde está mi corazón… ¡¡¡Contigo!!!