LA PICONERA

LA PICONERA

jueves, 2 de agosto de 2012

LAS AVENTURAS DEL INSPECTOR FIBO II



_Fibo…¡¡¡coño!!! _ ¿Pero qué haces durmiendo a las once de la mañana?

El inspector Benito se encontraba vociferando y aporreando la puerta de la casa de Fibo. Después de haberlo buscado esa mañana en comisaría y en los bares de alrededor, además de llamarle al móvil. Todo ello con infructuoso resultado, decidió centrar sus pesquisas en seguir el rastro de las actividades de éste la noche anterior.

Tras indagar en pensiones, puticlubs y tugurios de mal vivir, recabó informes fehacientes de su presencia en "El Ava Gardner", local de dudosa reputación en funcionamiento desde los primeros años de la transición, donde gustaba despachar unos Gin-tonic con sus confidentes.

Tras comprobar su paso por dicho establecimiento, el inspector Benito pudo seguirle el rastro hasta "El Gato Negro". Establecimiento donde la reputación no es ya dudosa, sino claramente nefasta. En esta casa de lenocinio se encuentra Amparito en plantilla, y ya es conocida la debilidad de Fibo por la mencionada casquivana. Al parecer allí estuvo por espacio de un par de horas hasta que abandonó el local en compañía de una señora o señorita, de pechos prominentes, acento extranjero y de edad indefinida.