LA PICONERA

LA PICONERA

domingo, 30 de septiembre de 2012

EL OCASO


Un día más, así uno tras otro. Observo a través de la ventana como pasa el tiempo. Se reflejan las arrugas de la vida en el cristal que revela mi semblante. Mientras, una suave y nostálgica música, se oye en el viejo radiocasete que me acompaña en estas largas e interminables noches.

Mi fiel e infatigable compañera llamada Melancolía, junto con La bruma de estas últimas mañanas frescas de este otoño que recién ha comenzado, son testigos de los primeros y débiles rayos de sol, que comienzan a vislumbrarse en el horizonte cegando mis ojos, que cansados y exhaustos de otra noche más de insomnio, van recobrando la poca vida que aún poseen. Alegrándose de poder disfrutar una vez más del brillo de un nuevo amanecer. A estas alturas de la vida, mi sino es esperar a que el tiempo me alcance, y éste se acerca apresuradamente.

Suena el timbre de la puerta…¿Quién me iba a decir que anhelara ese sonido? A duras penas y con el ritual diario me encamino hacia ella, mi mano temblorosa aprieta fuertemente el pomo, y sin vacilar abro hacia mí con las pocas energías que aún me quedan. Entra una ráfaga de aire fresco que recorre mi cara, con la mirada inmóvil observo cual blanca, dulce y suave es su sonrisa, mi cuerpo se estremece de alegría, pienso en el poco tiempo que me queda por disfrutar de estos pequeños y agradables momentos. Es ella....

.....La señora que me ayuda y acompaña durante el día.


Entra sonriente, aunque quejándose del tiempo, sea cual sea el que haga. Del mercado y sus precios, del tráfico, de su hombre como ella llama a su marido, o de lo que toque esa mañana lamentarse, y me dirá: _ ¡Buenos días Don Germán! ¿Cómo se encuentra esta mañana? hoy le noto mejor cara. Es su cumplido diario para levantarme el ánimo, pero no me importa, más bien agradezco cada palabra y gesto, porque sé que son los restos de una batalla que llega a su fin. _ Sí, hoy parece que estoy mejor.

Ella continuará reiterando lo de cada día _ ¡Enseguida estoy con usted Don Germán, en cuanto coloque la compra lo asearé y lo dejaré tan guapo que más de una mujer querrá convertirlo en su hombre!

No me quedan fuerzas ni para reír, pero ella lo consigue. Tengo ochenta años, la salud no muy buena, ya que apenas puedo andar y moverme, e incluso necesito usar pañales por las noches, por si se me escapan mis necesidades como a un bebe. "Ahora mismo, tengo el pañal lleno hasta los topes"

Enseguida me llevará al cuarto de baño, me dejará con todas mis desnudeces al aire para vergüenza mía, y mientras me asea, me irá explicando costumbres e historias de su país, así como pasajes de su vida, y la tristeza que le embarga al haber dejado a sus hijos a cargo de su madre, mientras ella y su hombre buscan un futuro mejor en otro país, con la esperanza de que algún día pueda traérselos. A veces se le saltan las lágrimas.

Seguidamente, guapo y aseado como me dice ella, me sentaré en mi mecedora, me pondrá la televisión en cualquier canal de chismorreo o noticias, y mientras realizará las tareas de la casa, de vez en cuando opinará sobre lo que está oyendo, pidiéndome también opinión.

Me hará la comida, (eso sí, insulsa para cuidar mi salud) me la pondrá, seguidamente después de haber quitado los platos y fregado me hará compañía hasta ya entrada la tarde, que me dirá. _Don Germán, ya he terminado por hoy, mañana vendré de nuevo y espero encontrarlo tan alegre.

Y de nuevo solo, hasta que venga la vecina que me ayuda a meterme en la cama, esta empezará con la retahíla diaria de los hijos, la familia, me contará los chismes de lo que ocurre en la escalera sobre los vecinos y de vez en cuando, exhalará algún suspiro profundo exclamando _¡aaaainssssss Don German! ¡Cómo es la vida, y como llegamos a esta situación! (Eso sí, sin mala intención aclarará y recalcará) No se lo digo por los suyos, sus dos hijos son muy buenos y trabajadores.

Mi esposa falleció hace años, mis hijos se emanciparon y se casaron como es normal, mis nueras me ignoran y además no tienen tiempo para mi (la casa, los hijos y sus actividades se lo impiden) solo con correr con los gastos que acarrean mis cuidados tienen suficiente, mis nietos ni sé el tiempo que hace que nos los veo (disculpas de los padres sobre los estudios y la gran cantidad de actividades extraescolares), mis hijos tienen mucho trabajo, (gracias a Dios con los tiempos que corren) y ellos se alternan las visitas cada varios días y una llamada diaria para saber como estoy, pidiéndome disculpas por no venir más a menudo, achacándolo al trabajo y lo exageran con esto de la crisis ¡ya sabes papá como está ahora la faena! Pero se olvidan de que de vez en cuando se les escapa eso de: 'Hemos estado con los niños en tal o cual sitio ¡Maldita vejez!

Sigo observando a través de la ventana por si viene algún pariente a visitarme o simplemente ver el paso de los vecinos transitar por la calle. Antes me faltaba tiempo y ahora todo me sobra. Hay días que ni tan siquiera quiero levantarme y otros se me hacen interminables. Para convertirse en días de soledad y llenos de silencio.

Hecho de menos a mi mujer, a mis hijos, el jaleo de la casa, a mis nietos correteando pasillo arriba-abajo, y a la abuela que se le caía la baba con ellos colmándolos de todas las chuches que secretamente les compraba.

Es ley de vida y esta no perdona, solo esperar que me dé el patatús y me lleven al Campo Santo. Tres días de luto (lo que marca el convenio) y como decía mi pobre padre que en Gloria esté "El vivo al bollo y el muerto al hoyo

59 comentarios:

  1. Nos guste o no nos guste la vida es así...Hay algunos que entienden perfectamente la realidad y no viven de quimeras. Lo importante es siempre paladear hasta lo que se pueda la vida. Qué después Dios dirá...!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Es un camino más que tenemos que andar, para unos más fácil y para otros tremendamente difícil.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. UUFFFFFFFF mi niño como dice en Canarias ÑOS!! ajajaj, gran escritor lograS UN drama mmuy común en la vida real que atrpa y entusiasma de principio a fin, lo triste que todos llegamos a ese sitio y se nos olvida a veces .. como siempre muy bueno , besos desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  4. Cuando a mi abuelo hace tres años, le dio un ictus a sus 95 años, lo peor fue verle indignado y avergonzado porque no podía controlar sus necesidades, porque veía que se lo hacía encima y no podía hacer nada, cada poco se le venían ideas de hace mil años, y no recordaba el momento actual. Yo, me quedaba por las noches en el hospital para que mi madre y mis tias, Pues solo tuvo hijas, descansaran. En esas noches, en las que unas veces me odiaba, y otras me adoraba, conocí más de mi abuelo que en toda la vida, fue mucho más duro verle así, que el día de su muerte, tres meses de sufrimiento después del ictus.(no se si se dice ictus)

    ResponderEliminar
  5. Ayss por Dios, qué tristeza me ha dao de leer la historia amigo, pero qué verdad encierran tus letras, la vida va pasando, y las arrugas marcan hasta el pensamiento. Bello. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Y...así tal cual es!!!!!Tan triste que lograste que por momentos me agobiara, porque veía a mis padres, así tal cual, esperando mi visita a cada segundo y mis llamadas a todas horas. Es demasiado triste para ser real....que penita...ellos que nos dieron tanto...que nos cuidaron con tanto mimo...y ahora...crecemos y nos molestan!!!Manda webos!!!No, a mi no me molestan, todo lo contrario, vivo pendiente de ellos a todas horas y todo me parece poco, porque es tremenda la soledad con la que se encuentra la gente mayor, tremendo las enfermedades a las que se tienen que enfrentar y como dice mi padre...."y dicen que la vejez es bonita????seránnnnnn cabronesssss " jajajajjajajajajjajajajja
    Milllllllllllllllllllllllll besitossssssssssssss

    ResponderEliminar
  7. Estan real tu relato, que saltaron mis lagrimas, hay tanto egoísmo y tanta hipocresía con ellos, yo que lo veo tan cerca cada dia, siento vergüenza de la raza humana, al ver que los dejan tan solos,

    Un abrazo amigo, gracias





    ResponderEliminar
  8. La verdad Fibo, es que todos somos "Don Germán", hoy nuestros mayores y mañana nosotros. La vida es una rueda que va girando y nos va llevando por todos sus rincones. Yo cuidé de mi padre, y ahora de mi madre. Y prefiero morir de vieja con niñera que ahora sin ella.

    Un abrazo muy grande,

    María Eva.

    P.d gracias por tus visitas y tus comentarios.

    ResponderEliminar
  9. emocional y real, destino de la especie humana
    camino y cuenta que se salda al llegar la muerte
    somos destino longevo
    somos culpas y arrepentimientos
    somos solo hombres en la faz de la tierra

    hermoso relato Fibo, felicitaciones

    abrazooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad de la vida es la que escribes.Un texto muy bien logrado.

      Eliminar
  10. Es lo que tocará... si no hay otra... y cuanto más corta sea esa fase, mejor!

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  11. Un relato emocionante que llega al alma.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Hay amigo has tocado mi fibra más sensible, este personaje tiene 80 años, imagina a mi padre que tiene 92 años y yo lo cuido personalmente, antes cuide a mi madre con alzheimer, ella falleció de 85 años, te diré que con todo lo que me a tocado ver y padecer, con viejos yo aré cualquier cosa para desaparecer de este mundo antes de llegar a vivir tanto, es muy triste la vejes de que sirve estar vivo, si no se vive ni dejas vivir a los que se preocupan por ti la verdad la vejes es la peor etapa de la vida para cualquier ser vivo, no todos tienen la suerte de tener quien los cuide la mayoría terminan abandonados a su suerte, los hijos son muy pocos los que tienen conciencia, lo digo por experiencia propia a mi nunca mis hermanos me han ayudado con mis padres ni económicamente física oh psicológica, el único que me ayudaba era mi esposo que por desgracias se fue de este mundo dejándome sola con mi cruz, odio la vejes más que nada en este mundo, me acorde de un poema, que escribí hace un tiempo lo voy a buscar y tan ves lo vuelva a publicar, gracias amigo por este relato que aunque a nadie le guste la vejes todos vamos a llegar tarde o temprano, si no tenemos la suerte de partir antes de este mundo.

    Un gran abrazo con mucho cariño querido amigo que tengas una linda semana.

    ResponderEliminar
  13. Uy pobre hombre, que soledad. La vida es así , pero me llegaste al corazón siempre lo logras te mando un beso y te me cuidas mucho Fibo

    ResponderEliminar
  14. Hola Fibo, que gran relato tan lleno de verdad para muchas personas que viven esa situacion. Aveces pensamos que los hijos nos cuidaran pero no es asi, ellos tienen su vida..........Me has hecho llorar al leerte, me imagino en esa situacion, sola, triste y mirando por la ventana la vida pasar llorando recuerdos, escribiendo versos y esperando la muerte. Que triste es la vejez amigo Fibo. Cuidate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. POETIZA:
      tengo una pregunta para hacerte
      ¿Por que escribes siempre cuídate?
      somos grandes y sabemos cuidarnos.
      Un abrazo con saludos

      Eliminar
  15. Hola Fibbo!!! La vida, la soledad.... todo es muy duro. No nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que lo perdemos. Besos cariñosos.

    ResponderEliminar
  16. La vejez siempre es acompañada por la soledad!!
    La vida nos juega bromas hasta el final, duro pero real.
    Un placer leerte!!
    Besos...

    P:D: gracias por estar siempre!!!

    ResponderEliminar
  17. ¡Ay, ay, ay, tu fiel e infatigable compañía llamada Melancolía!
    La 'infiel' compañera de todo el género humano.
    La que llega, se instala sin solicitar permiso y nos sorprende revestida de otoños, lluvias, olvidos y vejez.
    Emocionante, aunque triste y realista, tu relato, Fibo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  18. gracias por tu huella, abrazo grande y buena semana

    ResponderEliminar
  19. Querido Fibo , una entrada expectacular como la vida misma , pero noto cierto toque de tristeza , por favor no estes triste hijo mio , ya que esto lo tare el Otoño , y tu todavia estas para dar mucha guerra , ánimate guapo besos de Lm.

    ResponderEliminar
  20. Triste historia, pero no menos cierta.
    Un placer leerte, Fibo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Me quito el sombreo ante esta entrada, tan real como la vida misma.La vejez!... esa señora que no nos abandona nunca, nos espera siempre, pero pobre del que no la encuentra!!.Un besazo Fibo, y que tengas una excelente semana.

    ResponderEliminar
  22. A ...todos nos pasa..hay cosas que nos cuesta aceptar...
    Pero anda que todos tenemos nostalgías, un abrazo fuerte amigo y lo mejor para tu vida (espero sientas nuestra compañía).
    mar

    ResponderEliminar
  23. La vida es asi, por el camino vamos perdiendo a la gente que queremos unos porque no llegan otros porque no tienen tiempo o cruelmente porque no quieren por eso cuando mas los necesitamos estamos solos. No se lo que nos tocara....Un bessito

    ResponderEliminar
  24. Un extraordinario y triste relato, tan emparentado con la vida misma que deja pensando. Muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. que lindo texo tan real y de verdad...como si lo hubieras vivido....felicitaciones querido FIBO
    mil besos precioso

    ResponderEliminar
  26. Real, triste y emotivo...
    Es una pena que cuando las personas llegan a mayores se nos olvide que ellos fueron quienes nos dieron todo, hasta la vida.
    Nos hemos vuelto egoistas, despegados e interesados. Sólo nos preocupamos de nosotros sin darnos cuenta que todos hemos de llegar a esa etapa que, probablemente, sea la más dura de tu existencia y en la que más necesites del cariño de los tuyos.
    Si analizamos cómo actuamos con nuestros mayores veremos cómo van a actuar con nosotros cuando nos toque.
    Hay un refrán que dice: cien hijos son para un padre, pero, un padre no es para cien hijos.
    Quien tenga oidos que entienda...
    Un fuerte beso por tu sensibilidad y tu buen hacer.

    ResponderEliminar
  27. Querido Fibo muy triste tu entrada me ha encantado

    ResponderEliminar
  28. Muy triste y al mismo tiempo tan real, me deja pensando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Hola tu relato me ha encantado pero toca el alma .me quedo muy triste la vida es muy ingrata
    gracias por tu visita ...te deseo feliz semana con mi gran afecto
    un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  30. Un relato donde lo mejor es vivirlo tal y como llegue.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  31. ¡¡Vaya!!Me quedé con un palmo de narices..:)
    Ojalá que la melancolía se canse de habitarte dando paso a la felicidad.
    Millones de besos.

    ResponderEliminar
  32. Ay, mi querido Fibo, ya te había leído pero últimamente estoy que ni palabras encuentro para comentar a los amigos.
    Ahora te vuelvo a leer detenidamente y se me hace un nudo en la garganta y se me vuelve a apretar el pecho y no puedo evitar llorar, ni quiero evitarlo sabes, las lágrimas ayudan.
    En este exilio y en la lucha de traer a mis dos hijos que faltaban pues había logrado salir con la más pequeña, he llegado a tener dos y tres trabajos y uno de ellos ha sido cuidar ancianitos, algunos los hijos eran los que pagaban por cuidarlos pero no los iban a ver, increíblemente me llevaban el dinero a mi casa.
    Muchas veces cuando terminaba de hacer lo correspondiente y llegaba a casa, todavía no me había sentado cuando me llamaban para que les hablara un poquito o a pedirme si podía pasar porque cuando me iba se sentían muy solos.
    Una vez cuidé a una viejecita postrada, había que alimentarla por su barriguita, cambiarle sus pamper, me pasaba doce horas del domingo con ella, era increíble cuando sentía el sonido de la puerta y comenzaba a repetir mi nombre...
    Tuve que salir de urgencia a Cuba y estuve dos meses, al regresar me encuentro la habían llevado a un Hogar de ancianos, no duró viva ni 15 días.
    Hay momentos que pienso y no quiero pensar, solo quiero que llegado el momento, cuando los años no me permitan ser la mujer que lucha a pesar de la tristeza y el cansancio a veces, me de mis plenas facultades para decidir, porque a mi no coñooooooooooooo, a mi no me meten ahi, cuando cambie el sistema en mi tierra, voy para allá a jugar dominó con los viejitos de la cuadra, aunque no vea las fichas y diga: ME PASOOOOOOOOO.


    Un abrazote muy grande, guapo.

    ResponderEliminar
  33. gracias Fibo por tus palabras y volver siempre a mi sucucho
    abrazo grande y feliz jornada

    ResponderEliminar
  34. Hola Fibo , ahora no tengo tiempo pero te prometo que mañana te leo tranquilamente este relato vale , y gracias por pasar por mi blog y dejar siempre tu lindo comentario , eres un sol naciente besos y guiños de tu Lady Margarita* Hasta mañana guapo besitoooos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fibo , muy buenos días ya estoy aquí de nuevo , la verdad es que es un relato excente a mi me a gustado mucho , ya que es muy real , mas de 50% de la gente mayor vive asi , espero que nosotros nunca estemos solos , te mando un beso con todo mi cariño y aprecio de tu amiga Margarita*

      Eliminar
  35. Hummmmm Fibo.. me deprimiste mal !
    Porque tan real tu relato ?
    Tanto y como tod@s dicen : así es la vida, un carnaval en este mundo que nos engaña tanto, pues es una breve mascarada y en ella aprendemos a reír y llorar.. a gozarla y padecerla.
    Enfrentemosla a carcajadas.. si ???

    Cariños, dulce Amigo.

    ResponderEliminar
  36. Hola Fibo, vuelvo a leer, vuelvo a llorar al imaginar, pero, me resigno a ese ocaso si es que llego, espero partir antes. Cuidate amigo.

    ResponderEliminar
  37. Hola, Fibo. Qué sorpresa encontrarme con ese triste pero tan tierno relato. El primer párrafo es pura prosa poética. Has conseguido emocionarme con ese monólogo interior de un anciano y su soledad, que solo espera el final. Así acabaremos todos, para qué engañarnos. Fibo, te superas a ti mismo. La técnica de narrar a través del monólogo interior no es fáil y tú la has bordado. Fluye con facilidad esa historia de soledad a través de los pensamientos de tu personaje. No puedo por menos que felicitarte y animarte a seguir superándote día a día. Un gran beso, guapísimo.

    ResponderEliminar
  38. Algo es algo, pero la soledad no es tan mala, es cuestión de repartirla entre buena lectura, películas y buenos amigos o amigas...



    mariarosa

    ResponderEliminar
  39. Fibo: acabo de abrir mi blog
    Te espero ahí,asi no molestamos a los otros

    ResponderEliminar
  40. A nadie le gusta ver la muerte de cerca, o ver en lo que nos convertiremos en la recta final de nuestra vida, por eso huimos de la cercanía de los ancianos. Nos recuerdan con sus caritas arrugadas, con su mente a veces torpe, que la vida pasa y que al final todo llega. Y nosotros que somos jóvenes no queremos saber nada de estos temas pues pensamos que a nosotros aún nos pilla muy lejos. Es muy triste este tema, es cierto. Pobres ancianos, cargados de sabiduría e historia, batallas, vicisitudes, cuantas vivencias que a veces no tienen a quien contar...
    una entrada muy tierna, Fibo. Sensible amigo.

    ResponderEliminar
  41. El extraña a su viejita fue la mujer de su vida...La piensa tanto que la va creando de a momentos.
    Le pone el pelo que tenia cuando estaba joven
    y él su bigote
    redondeando la boca sensual que a ella tanto le gustaba.

    Y llegó la noche como siempre se metió en la cama,y sintió el aroma que ella usaba...Tresor un aroma que lo envolvia traspasando su carne fría. Tocó a su lado ;Ella no estaba.
    De donde venia ese perfume
    que lentamente lo hacía sentir vivo??????

    Se levanto de repente, vislumbró una luz en el baño y vio entre sueños y recuerdos ..

    la vio nuevamente.
    Se acercó sin hablarle
    La tomó de la mano llevándola a la cama...

    Y en ese momento sus labios se unieron en un encuentro de hombre y mujer como en antaño.

    A la mañana siguiente lo encontraron muerto
    con una sonrisa de felicidad en su cara.
    Ya estaban juntos El y Ella
    en el infinito de las almas
    Besos

    ResponderEliminar
  42. fibo, es la vejez de tantos.
    vivimos lo que nos toca
    ese sol extranjero
    da calidez a su vida
    porqué no quedarme con eso?

    ResponderEliminar
  43. feliz fin de semana Fibo
    gracias por tu huella

    ResponderEliminar
  44. La vejez y la muerte están implícitas en la vida, y no queda sino asumir que así es.
    Ahora, permite te felicite por hacer de tu relato un dechado de poesía. Gracias, apreciado amigo, por compartir tan precioso escrito.
    Abrazos asturianos... Que pases un grato fin de semana.

    ResponderEliminar
  45. Paso a saludarte querido amigo, y te deseo que tengas un lindo fin de semana.

    Besos y cariños, gracias por tus lindos comentarios y por tu gran compañía.

    ResponderEliminar
  46. Ayyy Fibo, cuando te entras en las entretelas humanas me llegas a lo más jondo. De verdad te lo digo. ¿Me harás caso? dedícate a profundizar hasta el tuétano en la condición humana, porque lo haces de forma creible, sensible, diversa en el fondo que da para pensar, en los temas en las gente en su entorno.
    FIBOOO, eres un hombre sensible, tierno, entrañable, compasivo y a la vez, rotundo sin concesiones a la hora de hacernos ver como seres humanos en todas nuestras nimiedades y secretos inconfesables, edades.
    No soy propensa al aplauso ligero, pues me dolerían las palmas, pero en tu caso aplaudo con ganas. Cuéntame histórias crepusculares o sensuales o intrigantes, cuéntamelas.
    Con tu estilo bien escrito, ritmo, argumento diálogos, mensaje, hazlo. No te apremio, ve a tu ritmo, a tu reloj, amigo mío.

    Frecuentemente pienso que somos almas parejas, lo siento ante tus comentarios como el último sobre esa película en concreto. Para mí esa secuencia define al film hasta covertirle en épico mensaje humano con el velero navegando horizontes.
    Gracias por tus ánimos por estar y ser como eres !Salve!

    ResponderEliminar
  47. Un fiel retrato de lo que a cada uno nos toca
    si tenemos ¿la suerte? de llegar a esa edad.
    Como la vida misma mi querido amigo.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  48. Hola FIBO
    Parece una situación común en todas partes, muy bien narrado por cierto. Una realidad lamentable y triste. Sin duda tu sensibilidad te permite presentarla de cuerpo entero, ojalá despertara también la sensibilidad de aquellos hijos que forman parte de esa situación.
    Un beso

    ResponderEliminar
  49. Hablas de la realidad de la vida , busca en ella cosas lindas mientras esperas ese momento, no pierdas las esperanzas todavía tines mucho tiempo para ser felíz.
    Un beso grande y gracias por visitarme.

    ResponderEliminar
  50. Hola Fibonacci, eres excelente relatando historias y bueno.. una triste como esta, con tus palabras y detalles, llega más profundo. La vejez no es facil ni para el que la vive ni para el que cuida. Creo que todos debiéramos tomar precauciones para que no sea una vejez sin calidad de vida. Sopeso mucho la importancia de no solo dar cuidados físicos, si no también sicológicos y afectivos, porque de ello es lo que más carecen los ancianos.. Un saludo cariñoso!

    ResponderEliminar
  51. Increible relato... se nota que has nacido para esto
    Me ha encantado la sencilla manera que tienes de narrar las situaciones y sensaciones que van atravesando los personajes de esta
    historia.... yo soy un cirujano plastico reparador de profesion pero un poeta y escritor de alma que se apasiona cuando encuentra este talento en la web
    felicitaciones todos tus post son una delicia

    ResponderEliminar