LA PICONERA

LA PICONERA

jueves, 3 de febrero de 2011

CRISTINA Y FIBO...IV

     La enfermera Jefe desde el ventanal de su despacho, observa a Fibo dando su paseo matinal por los jardines del hospital como todas las mañanas desde hace dos semanas.

     La Doctora Bermúdez le dará el alta mañana, se ha recuperado muy bien. Cuando lo trajeron estaba en estado crítico, no se tenían esperanzas de que se salvara, estuvo al borde de la muerte al menos tres veces, pero se aferraba a la vida, como si algo o alguien lo impulsara a seguir viviendo. El personal del hospital se ha extrañado que nadie lo visite, ni tan siquiera una llamada, ¡nada! solo los de la aseguradora.

    Según su expediente, no tiene familia, es hijo único, sus padres fallecieron hacen dos años en un accidente de circulación; biólogo marino, soltero, 45 años.

    Se comenta que la doctora Bermúdez está enamorada de él, y ¿quién no? es guapo, moreno, alto, muy interesante y una constitución bien proporcionada, en estos meses ha perdido masa muscular, pero enseguida volverá a recuperarla. 
    Jamás comenta nada de su vida, y si alguna vez le preguntan sale con mucha educación con otro tema. Todo el personal está intrigado con el nombre que pronunciaba cuando deliraba, "Cristina" nadie sabe quién es, si alguna vez se le pregunta, esboza una pequeña sonrisa enmascarada de tristeza y contesta que son solo sueños, que no recuerda nada. Se sospecha que esa mujer de nombre Cristina, tiene que ser la causante de la melancolía que le aflige.

     Lo echaremos de menos, su educación, su dulce voz y sus modales. El nunca querer molestar, sobre todo cuando se le tenía que asear y él azorado agachaba la cara como de vergüenza, es una buena persona ¡que le vaya bien en la vida!

    Fibo, pasea por el jardín, ya sabe que Marta su doctora, le dará mañana el alta, regresará a su pueblo, volverá a solicitar su trabajo, los ahorros se le han ido y la indemnización de la aseguradora tardará en recibirla.

    Teme la vuelta, después de todo lo que ha ocurrido se pregunta si podrá soportar volver a ver los lugares que le recordaran a ella, a ese amor que le hace tanto daño.

    Pero sabe que la vida es así, que tiene que asumir todo y alegrarse al menos de haber conocido el amor, aunque haya sido de esa manera, no todos pueden decir lo mismo, es un afortunado en ese aspecto.

   Tal vez quede con la doctora, sé que le agrado y ella me gusta, es una mujer preciosa, la invitaré y haber que pasa, quizás ella me haga olvidar todo. Es una buena mujer, guapa, inteligente y simpática, es fácil enamorarse de ella, tengo que rehacer mi vida.

   Cristina estará con su marido y sus hijos, seguramente sin pensar que una vez me conoció, que fue mía y yo de ella ¡que sea feliz!

    La enfermera jefe ve como entra en el hospital de nuevo, pero le ha notado algo que antes no tenía, “ganas de vivir”

    Fibo se encuentra en la puerta del hospital con una pequeña maleta en su mano, espera un taxi que lo llevé a la estación, de pronto oye un claxon y a su altura para un vehiculo, en su interior está la doctora Bermúdez,-¿te llevo a algún lado? Sonríe, ¡por supuesto Marta!
 
.....................................

    Cristina, tengo que ir a visitar a mi padre ¿lo entiendes? Me ha llamado su administrador para que acuda a su casa porque está muy enfermo, quizás cuando llegue sea tarde para él. No quiero ir ¿lo sabes, verdad? sé lo que te afecta que hable de él, yo tampoco lo deseo, no tardaré en regresar, lo justo para llegar, verlo y volver a casa.

    Sé muy bien el daño que te ocasionó, pero tengo que averiguar que es lo que quiere, no creo que sea solo para despedirse, nunca tuvimos una relación normal padre e hijo, pero quiero saber sus intenciones, desde que nos fuimos nos ha dejado tranquilos, hasta ese día que vino y te amenazó para que me dejaras, yo, como bien sabes, después de que te fuiste a la costa esa semana fui hablar con él y le advertí que no volviera a esta casa ni te molestará si aprecia en algo su vida, y esta repentina solicitud de verme me escama, y quiero estar preparado, tanto por ti, como por los niños.

    Ella lo mira, asiente, pero no quiere saber nada del padre de Alberto, lo abraza y le da un beso, y le susurra... vuelve pronto.

   Observa como Alberto se aleja montado en su coche, y retoma su vida hace once años, cuando trabajaba para la familia de su marido.

    Ella era una chica que no sabía nada de la vida, joven y deseando un futuro mejor. Empezó a trabajar en esa casona tan grande, su vida transcurría tranquila y feliz, hasta que pasó aquello que le destrozó todas sus ilusiones, esperanzas y esa vida que anhelaba.

    Tan solo el recordarlo le hace daño, no podrá olvidarlo nunca, y gracias a Alberto, pudo salir de todo y llevarlo mejor, nunca podrá agradecer lo que él ha hecho por ella.

     Recuerda como Alberto la sacó de la casona de sus padres donde él también vivía, la acompañó, la ayudó en todo y la escondió en otra ciudad donde no estuviera al alcance del poder de su padre. La vida fácil que Alberto llevaba, la abandonó por ella, por la atrocidad que su padre había cometido. Tuvo que ponerse a trabajar en cualquier cosa que le salía, un hombre que no estaba acostumbrado a ello, y a continuar sus estudios por las noches, además de cuidar de ella y lo que vino después, ha sido como un padre, aparte de un amigo, le quiere y desea lo mejor.

     Aún tiene pesadillas de cuando estaba en su habitación de la casona, era tan linda, nunca había tenido una como esa, la había decorado con sus recuerdos y sus deseos, pósters y fotos de sus sueños.

    Hasta aquella fatídica noche, cuando estaba profundamente dormida, entró el dueño de la casa, cerró por dentro y cuando me di cuenta, me sacó de la cama, me desnudó, me tapó la boca y me ató, violándome las veces que quiso, yo trataba de gritar, me resistía, pero su ímpetu y furia me destrozaron. Una vez saciados sus deseos, me desató y me dijo que a la mañana siguiente no quería verme allí, que no se me ocurriera denunciarlo, que él, era muy poderoso y nadie me creería.

    No sabía que hacer, ni donde ir, cuando a la mañana siguiente me marchaba, me vio Alberto, que desde que estaba en la casa se había portado muy bien, me preguntó que donde iba con la maleta, no supe contestar, agaché la cabeza y me eché a llorar. El padre que nos estaba observando, le dijo que se separará de mí y que me dejara marchar, él lo miró extrañado y supuso lo que había ocurrido. Alberto me dijo que lo esperase en las afueras, que él me recogería, y así fue como nos fuimos a vivir juntos, aún no sabe porqué tomó esa decisión.

   Comenzamos una nueva vida, en un principio fue muy dura, pero él no se desanimó nunca, siempre me alentaba y todo fue más fácil. El día que di a luz, no se separó ni un instante, el parto se complicó y me hicieron una cesárea, la cosa no fue bien, pero todo quedó en eso, en solo un susto y en no poder tener más hijos.

    Los días y los meses fueron pasando, los niños crecían felices, formábamos una familia, Alberto terminó la carrera de arquitectura y a raíz de ahí, todo comenzó a ir mejor económicamente, él se dedicaba a lo que más le había gustado desde siempre, y yo a cuidar de la casa, de los niños y de él.

    Y ahora vuelve otra vez la pesadilla, ¿cuando se acabará todo? ¿Donde estará Fibo? ¿Que hará? ¿Se habrá casado? ¿Tendrá otros hijos? Preguntas y preguntas sin respuestas.

Continuará…..

29 comentarios:

  1. Oi Fibo, passando para deixar meu carinho e beijos para vc e agradecer sua presença tão amiga .

    Tenha um lindo dia!

    flor de cristal{LB} .

    ResponderEliminar
  2. BUENOS DÍAS QUERIDO AMIGO QUE DULCE YA POR LA MAÑANA, YO AUN ESTOY ECHANDO VALOR PARA ENFRENTARME AL RUIDO Y A LAS FOBIAS DEL MUNDO, DE LAS PRISAS Y EL MAL HUMOR.
    ME ENCANTAN ESAS FOTOS DE TUS VIAJES Y DAMAS PRECIOSAS UN PLACER SIEMPRE PASAR POR AQUÍ A ECHAR UN VISTAZO UN BESO TALIÁ.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Fibo, tesoro, en primer lugar agradecerte todas tus lecturas y me alegro que el rey-poeta del México prehispánico y sus poemas te gustasen. Y después, comentarte este relato, que supongo que irá por entregas, donde nos cuentas una muy interesante historia sobre esos dos personajes, Fibo, (no sé de qué me suena ese nombre), y Cristina, narrados por separado, aunque preveo que sus historias confluirán en una sola. Estaré al tanto a ver sómo sigue, querido amigo.

    Un beso y muy feliz finde, cielo!!!

    ResponderEliminar
  4. Fibo,la cosa se enmaraña¿Será el suegro el padre de sus mellizos?
    Me tienes expectante.
    Besos.
    http://masalladelaberinto.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. holaa
    apasionan tus historias
    siempre me dejas esperando mas jeje.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  6. La cosa está complicada, pero estoy segura que de alguna forma todo se solucionará. Cada obeja estara con su pareja y comerán perdices.
    Bueno al menos es mi deseo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. me encanta el culebrón que se está formando, aqui me tienes esperando la proxima entrega, que intriga !!!

    besote.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, pues yo también me quedo intrigada, y volveré a ver que pasó y es mentira que los finales felices estén pasados de moda _si cuela, cuela ;-)_

    ResponderEliminar
  9. Sigue el suspense, a ver cómo acaba. Estaá muy interesante.

    Un brazo querido Fibo.

    Andri

    ResponderEliminar
  10. Conectaremos en el próximo capítulo.
    En cada uno de ellos nos sorprendes con algo nuevo.
    ¿Cómo acabará esta serie?

    Un abrazo
    Mercedes

    ResponderEliminar
  11. Mummmm Fibo que intriga, me has dejado comiendome las uñas.
    Se encontrará con Cristina?
    Muy buena descripción la del personaje de Fiboo mmmm.
    Besitossss

    ResponderEliminar
  12. Fibo, llego hasta aquí desde un blog que ambos visitamos. He echado un vistazoa tu blog y megusta: quedo en él. Te dejo el mío Tijerasdepapel, por si quieres echarle un vistazo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Nos tienes enganchadas, eh!!!!..Que cuco...En la próxima, espero que se desvele todo....Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. En Mis caricias del alma,
    te he dejado un regalo,
    en un folio de arena
    con la dulzura
    de las mieles del durazno,
    para seguir cultivando
    la que tu blog ya tiene.

    En el folio
    se pueden dibujar lineas
    para ir configurando ilusiones
    como partida
    de un buen fin de semana
    que llega iluminada por las velas
    que reposan en candelabros de papel...

    La fantasía es libre
    y se desplaza con la luz
    de los sentimientos.

    Con afecto...
    Un abrazo desde Asturias.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  15. hola!!!!! como estas? paso a agradecer el comentario que dejaste, en mi blog...solo una escriba,solo eso y mujer soy!
    muchisimas gracias por compartir y comentar!
    me gusto este post,es muy bueno!
    un abrazo enorme besos
    lidia-la escriba

    te pido que no borres mi suscripcion por email,ya que mis post no salen y los de ustedes tampoco,problemita que bloger nunca me solucionó
    camino corto http://www.deloquenosehabla.blogspot.com

    ResponderEliminar
  16. Bien Fibo, vengo a agradecer tu visita y tus alentadoras palabras, y por supuesto te felicito por tus interesantes y bien desgranadas historias.

    Desde hoy una nueva seguidora.

    ResponderEliminar
  17. Nos tienes a todos intrigados con la historia...vaya historia la de ella...y a mi me ha quedado la misma duda que a Morgana...es el suegro el padre de los mellizos???....Alberto que hará en la casa de su padre...ahora sabemos porque ella dejó a Alberto y se fue a la costa...vaya viejo metiche buscapleitos el suegro....que pasará con Fibo y Marta....aaaaahhh...jajaa...sigo leyendo y esperando la continuación....besooss

    ResponderEliminar
  18. Me esta enganchando mucho esta historia.
    Cuando la termines echaré de menos alos protagonistas.
    Muy bien escrita.Y muy muy amena.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. He tenido que leerme los capítulos y he de reconocer que cada vez me intriga más esta historia peliaguda de amor y de sombras.
    La vida puede ser más rocambolesca de lo que podamos creer,¿verdad?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Intrigante es tu relato, y engancha.

    Saludos.

    PD.- Gracias por tu visita a mi blog.

    ResponderEliminar
  21. Me ha gustado tu blog, percibo mucha sinceridad en tus entradas, si me permites, me quedo.

    Saluditos

    ResponderEliminar
  22. cada día más intriga,,me gusta, eres muy bueno...
    Por cierto vives en algunas de las islas canarias.. la foto que tienes de tu segunda casa, me suena...Besos de brujilla

    ResponderEliminar
  23. Se lee interesante esta historia, pero tendré que ponerme al tanto de quien es quien.

    Agradezco la visita.

    Un gusto.

    ResponderEliminar
  24. Vaya, esto si que no me lo esperaba. Y mañana me voy y no vuelvo en 6 días!!! No sé si podré...

    Un beso

    ResponderEliminar
  25. Pobre Crisitna si que ha tenido que sufrir y ahora Fibo que esta bien que bueno anda casi apunto de caer con otra que historia quiero saber más

    ResponderEliminar
  26. Fibo, adoro quando vc passa no meu bauzinho para comentar poetizando. É muito prazero te ler tanto lá quanto aqui...

    Peguei do seu blog onde vc indica Leonard Cohen como sendo seu favorito. Eu não o conhecia e adorei a voz forte deste cantor, a musica que gostei muito foi Hallelujah. Vc tem bom gosto musica, parabéns!

    Beijos e ótimo fim de semana!

    flor de cristal{LB} .

    ResponderEliminar
  27. Cuántas chicas! Ves? Cuando los relatos se escriben con calidad se hacen cortos. Bravo, amigo.

    Saludos y un cafelito recién hecho!

    ResponderEliminar
  28. Llevas la trama de la historia con maestría y eso hace que me enganche queriendo que amores perdidos se encuentren en la cima del mundo y que nadie, tenga en sus recuerdos ninguna duda sobre lo que hubiera podido suceder si...
    Un beso Fibo y mi afecto.

    ResponderEliminar